Diputados reforman ley para mejorar atención a salud mental

El pleno de la Cámara de Diputados aprobó y envió al Ejecutivo federal para su promulgación reformas a la Ley General de Salud, a fin de promover la atención de enfermedades mentales y para que las instituciones orienten el tema con énfasis en niñas, niños, adolescentes y personas adultas mayores.

Con 363 votos en favor, uno en contra y cuatro abstenciones, los diputados avalaron esa minuta que le envió el Senado, la cual prevé la implementación estratégica y gradual de servicios de salud mental en establecimientos de la red del Sistema Nacional de Salud en todos sus niveles de atención, a fin de abatir la brecha de atención.

En las consideraciones del documento se señala que, de acuerdo con estadísticas de mortalidad del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), en México se han registrado 43 mil 700 defunciones por trastornos mentales y del comportamiento, sin precisar el periodo.

Precisó además que los trastornos más frecuentes en México son ansiedad, 14.3 por ciento; uso de sustancias, 9.2 por ciento; afectivos, 9.1 por ciento; fobias específicas, 7.1 por ciento; de la conducta, 6.1 por ciento; dependencia al alcohol, 5.9 por ciento; fobia social, 4.7 por ciento y episodio depresivo mayor, 3.3 por ciento.

La modificación propuesta en noviembre de 2013 por la senadora Cristina Díaz, del Partido Revolucionario Institucional (PRI) reforma la fracción V y adiciona una fracción V Bis al Artículo 73, y modifica el párrafo segundo del Artículo 77 de la Ley General de Salud.

Con esta ley, que el Ejecutivo deberá publicar en el Diario Oficial de la Federación para que entre en vigor, se establece que la Secretaría de Salud estará a cargo de la promoción de programas de atención que consideren, entre otros, los hospitales de día, servicios de consulta externa, centros de día, casas de medio camino y talleres protegidos.

Detalló que los padres, tutores, quienes ejercen la patria potestad o quienes ostenten la representación legal de personas con trastornos mentales y del comportamiento serán responsables de la guardia o custodia.

Las autoridades educativas y cualquier persona que esté en contacto con las personas con trastornos mentales y del comportamiento, procurarán la oportuna y debida atención de los mismos.

Para tales efectos, podrán obtener orientación y asesoramiento en las instituciones públicas dedicadas a la atención de esas personas, "con énfasis en niñas, niños, adolescentes y personas adultas mayores".