Afecta a América del sur debilitamiento de materias primas: FMI

El debilitamiento de los mercados mundiales de materias primas afectó la inversión empresarial y la actividad económica en Sudamérica, aseveró hoy aquí el director del Departamento del Hemisferio Occidental del Fondo Monetario Internacional (FMI), Alejandro Werner.

En la presentación del documento "Perspectivas Económicas: las Américas", Werner dijo que las perspectivas son aún más sombrías si se considera la debilidad de la confianza del sector privado en Brasil, y la "persistente" crisis económica en Venezuela.

Apuntó en la actividad, realizada en el Banco Central de Chile, que los vínculos comerciales sudamericanos con Estados Unidos son "relativamente modestos", lo cual "limita los efectos de derrame positivos provenientes de esa economía".

"Un mayor debilitamiento de los precios de las materias primas, tal vez vinculado con una desaceleración más pronunciada de lo previsto en China, acentuaría las presiones sobre los exportadores de materias primas de América del Sur", consignó.

Indicó que las tres grandes economías de América del Sur (Argentina, Brasil y Venezuela) tendrán contracciones del producto este año y sólo Chile y Perú anotarán un repunte del crecimiento respecto a 2014.

De acuerdo al reporte, Argentina tendrá una contracción del Producto Interno Bruto (PIB) de 0.3 por ciento, mientras que el retroceso de Brasil llegaría a un 1.0 por ciento, y el de Venezuela a 7.0 por ciento.

Werner comentó respecto a Brasil que "está pasando por la peor desaceleración económica desde principios de los años 90. Los problemas de competitividad de larga data se ven agravados por la debilidad de los términos de intercambio".

Indicó que existe una "alta incertidumbre" que se relaciona, entre otros aspectos, a los efectos de la investigación de Petrobras por corrupción y el impacto de una sequía prolongada sobre la producción de energía eléctrica.

En cuanto a Venezuela, éste país será el más golpeado de la región por la baja en el precio internacional del petróleo, a lo cual se suman otros factores internos.

Mencionó que los desequilibrios macroeconómicos y las distorsiones de política "han tornado una situación que ya de por sí era muy difícil cuando los precios del petróleo rondaban los 100 dólares, en otra situación todavía peor".

Respecto a Argentina, indicó que las presiones cambiarias se atenuaron ligeramente, "pero las perspectivas siguen siendo difíciles debido a los persistentes desequilibrios macroeconómicos".

La economía chilena, mientras, anotaría un incremento de 2.7 por ciento, mientras que la peruana tendría este año una expansión de 3.8 por ciento.