Necesario conocer alcances de la drogadicción entre adolescentes: OEA

Es necesario adoptar políticas de evaluación para conocer con mayor precisión los alcances del problema del consumo de drogas entre la población adolescente en países de América a fin de enfrentarlo con más precisión, señaló la OEA.

Un nuevo informe difundido este día por la Organización de Estados Americanos (OEA) destacó que el alto nivel en el uso de drogas entre los adolescentes de países del continente parece estar aparejado con una muy baja percepción sobre el riesgo del uso ocasional de los estupefacientes.

El "Informe del Uso de Drogas en las Américas 2015", indicó que los datos recogidos confirman "la necesidad de contar con políticas públicas bien diseñadas, correctamente implementadas y con criterios de evaluación claros", para lo cual "se requiere de información cualitativa y cuantitativa relevante y actualizada".

El estudio, elaborado por el Observatorio Interamericano de Drogas (OID) de la Comisión Interamericana para el Control del Abuso de Drogas (CICAD), fue elaborado con información aportada por los países hasta 2014, obtenida a su vez de tres indicadores.

En su valoración, el observatorio incluyó datos relacionados tanto con el consumo de drogas como la mariguana, cocaína, heroína y metanfetaminas hasta sustancias como el tabaco y el alcohol.

En 23 de 29 países, un 20 por ciento o más de los estudiantes en edades entre los 13 y 17 años declararon haber consumido alcohol en el mes anterior al estudio, y en otros 14 la cifra superó el 30 por ciento de dicha población.

Por lo que toca a la mariguana, en cuatro países un 50 por ciento o más de los estudiantes consideran que esta es una sustancia de fácil acceso y son estos países los que presentan la prevalencia más alta de consumo.

En aquellos países cuya prevalencia de consumo se ubicó por debajo del 5 por ciento, el porcentaje de estudiantes que consideran que es fácil conseguir mariguana fue menor al 30 por ciento.

A decir del reporte, estas cifras "plantean interrogantes respecto de cómo se han desarrollado hasta ahora las políticas públicas de prevención del consumo en la población adolescente".

Ello en virtud de que "los elevados niveles de consumo en los países estarían asociados a una alta percepción de facilidad de acceso a las drogas, como también a una importante oferta de las mismas, lo cual plantea otro desafío para las políticas de control de la oferta de drogas".

El informe destacó que si bien son pocos los países en América Latina y el Caribe que reportan consumo de heroína en sus poblaciones, "la CICAD considera que es un problema en ciernes y, por lo tanto, requiere de un monitoreo y abordaje específico e integral para prevenir su desarrollo en el futuro".

Los datos recogidos por el reporte dieron cuenta además de un repunte en el consumo de nuevas sustancias psicoactivas, lo que "plantea un reto para quienes tienen la responsabilidad de diseñar las políticas, no sólo en el plano de la reducción de la demanda, sino del control de la oferta".

Este reto se deriva del hecho de que el surgimiento de estas sustancias ha modificado los patrones tradicionales de elaboración de drogas ilícitas, simplificando sus procedimientos, por lo que, eventualmente "en cualquier país se podrían elaborar estas drogas".

El informe concluyó que los datos recogidos confirman "la necesidad de contar con políticas públicas bien diseñadas, correctamente implementadas y con criterios de evaluación claros", y ello demanda información cualitativa y cuantitativa relevante y actualizada.