Tres mil agentes policiales y Guardia Nacional vigilan Baltimore

El gobernador de Maryland, Larry Hogan anunció hoy que dos mil elementos de la Guardia Nacional y mil oficiales de la policía vigilarán Baltimore para evitar mayores disturbios callejeros en protestas por la muerte de un afroamericano.

"Esta fuerza combinada no tolerará la violencia y el saqueo que ha llevado a la destrucción de la propiedad y puso a inocentes marylenses en riesgo", señaló en rueda de prensa el mandatario estatal.

Miles de manifestantes continúan en las calles pidiendo justicia por la muerte del joven afroestadunidense Freddie Gray.

"Queremos justicia", coreaba la multitud en aumento al avanzar la noche. Las protestas este martes han sido en su mayoría pacíficas en contraste con los actos vandálicos registrados la víspera.

Los disturbios este lunes dejaron un saldo de 250 arrestos, 140 vehículos incendiados, y al menos 20 oficiales heridos. Asimismo, decenas de comercios fueron saqueados e incendiados.

Hogan indicó que la víspera llamó varias veces a la alcaldesa, Stephanie Rawlings-Blake, pero ella postergó el requerimiento de la Guardia Nacional hasta tres horas después de iniciados los saqueos.

Rawlings-Blake impuso un toque de queda para este martes entre las 10 de la noche y las 5:00 de la mañana.

El equipo de beisbol local Orioles de Baltimore pospuso por segundo día consecutivo el juego contra los medidas blancas de Chicago. El partido será este miércoles, pero estará cerrado al público en una decisión sin precedentes en las ligas mayores.

Asimismo, la directiva de los Ravens de Baltimore de la Liga Nacional de Futbol suspendió una reunión de selección de jugadores para la próxima temporada programada este jueves.

Este lunes voluntarios salieron a las calles para limpiarlas y recoger los escombros de los edificios vandalizados.

Las escuelas y oficinas gubernamentales de la ciudad de alrededor de 620 mil habitantes suspendieron labores hasta que la seguridad sea garantizada.