Pide obispo en Chiapas ser responsables con la naturaleza

El obispo Felipe Arizmendi Esquivel pidió a todos ser responsables con la naturaleza, evitar invadir los cauces naturales de los ríos y abstenerse de tirar basura en las calles.

"Las inundaciones no son un castigo de Dios, nosotros mismos nos estamos castigado y destruyendo", señaló el prelado en entrevista tras la misa dominical.

En las parroquias que forman la diócesis que preside, dijo, se trabaja para crear una cultura de prevención, "ya no solamente de asistencia cuando hay problemas, sino de prevención".

Esa tarea se enfoca a orientar a la gente en no deforestar tanto, "porque es tristísimo ver, por ejemplo, el camino de San Cristóbal tanto por la nueva como por la vieja carretera, el desastre que hay donde ya quedan solamente piedras", lamentó.

Cuando no hay árboles, el agua se va y se lleva la tierra y lo que encuentra a su paso, "eso se vio con los fenómenos como (el huracán) Stan y la depresión Javier", refirió.

Indicó que "en los lugares donde había muchos árboles casi no se vio afectada (la tierra) y donde no los hay la lluvia se llevó casas, personas y animales; entonces, tenemos que seguir aprendiendo a respetar la naturaleza".

Advirtió que "otra cuestión que provoca las inundaciones es la basura y me da mucho dolor cuando voy a otros lugares, ver tanta gente que tira basura, botellas y todo lo que puede, eso afecta para que el agua no escurra por sus debidos lugares"".

Pidió a automovilistas a guardar en sus vehículos la basura que generen y tirarla en el lugar adecuado, "pero no arrojarla en la calle, la carretera o los caminos, porque afecta demasiado a que el agua vaya por sus justos cauces".

Asimismo, exhortó a ser más responsables esta temporada de lluvias, pues "no es un problema de las autoridades sino de educación y cultura de todos. No es que las inundaciones sean un castigo de Dios, nosotros mismos nos castigamos y destruimos".