EUA y Japón buscan tomar liderazgo para concluir negociaciones del TTP

Japón y Estados Unidos anunciaron hoy que buscarán tomar el liderazgo en las negociaciones para lograr una exitosa y pronta conclusión del Acuerdo de Asociación Transpacífico (TTP) que representará el mayor bloqueo comercial del mundo.

"Nosotros queremos ejercer un liderazgo para lograr una temprana conclusión del TTP", señaló el primer ministro japonés Shinzo Abe, quien se dijo satisfecho por el avance logrado en las negociaciones con los 10 países restantes que integrarán el bloque.

Desestimó que un atraso en la conclusión de las negociaciones pueda operar en beneficio de China, que ejerce un papel dominante en el comercio, no sólo en el sudeste asiático sino en todo el mundo, y dijo que Beijing no fue la motivación detrás de esta iniciativa.

"El TPP no es algo que creamos en respuesta a China. El crecimiento económico en la región será positivo y creará oportunidades para Japón, Estados Unidos y el mundo", dijo al ser cuestionado en una rueda de prensa conjunta con el presidente estadunidense Barack Obama.

Abe consideró incluso que más que una competencia, el acuerdo debería ser visto por China como un modelo a seguir para facilitar tanto los intercambios comerciales como de personas en la región Asia-Pacífico.

Por su parte, Obama indicó que el acuerdo nivelará las reglas comerciales para todos sus socios, y desestimó las preocupaciones expresadas en algunos círculos, incluyendo en su partido, de que éste tendrá un negativo impacto para los trabajadores estadunidenses.

"Esta terminará siendo la iniciativa más progresista de la historia, una que tendrá todas las protecciones laborales, de medio ambiente y de derechos humanos que se hayan visto hasta ahora en acuerdos previos", explicó.

Obama dijo que insistirá ante los legisladores de que este es un acuerdo que beneficiará no sólo a los trabajadores y los negocios del país, "y voy a presentar mis argumentos en los méritos sobre porque abrir más mercados a los productos estadunidenses es bueno".

Al igual que Abe, Obama insistió que el acuerdo no constituye una respuesta defensiva frente a la expansión comercial de China.

"Esto es algo que va a ser parte de una amplia agenda comercial para avanzar, y cuando el 95 por ciento del mercado mundial está fuera de nuestras costas, tenemos que asegurarnos que vamos a estar ahí para competir, y estoy confiado que podremos hacerlo", apuntó.