Consternación en Brasil por ejecución de connacional en Indonesia

El gobierno de Brasil expresó hoy su "consternación" por la aplicación de la pena de muerte en Indonesia al brasileño Rodrigo Muxfeldt Gularte, ejecutado este martes por tráfico de drogas junto a otros seis extranjeros.

"El gobierno brasileño recibió con profunda consternación la noticia de la ejecución", indicó el Ejecutivo brasileño en un comunicado, en el que advierte a Indonesia sobre eventuales consecuencias para las relaciones bilaterales.

"La ejecución de un segundo ciudadano brasileño en Indonesia, tras el fusilamiento de Marco Archer Cardoso Moreira el 18 de enero, constituye un hecho grave en las relaciones entre los dos países", se indicó en el documento.

Brasil destacó que redoblará los "esfuerzos para la abolición de la pena capital" por medio de organismos internacionales.

El gobierno brasileño había pedido que la pena de muerte fuera conmutada por otra menor, al estimar que el reo condenado sufría de enfermedad psiquiátrica cuando cometió el delito de tráfico de drogas, sin embargo, Indonesia no atendió a los llamados.

Junto con el brasileño, fueron ejecutados este martes cuatro nigerianos y dos australianos, además de un indonesio, por tráfico de droga.

Otros dos extranjeros, un francés y una filipina, debían ser ejecutados también este día, pero por recursos judiciales se logró detener la muerte de estos dos ciudadanos.

La ejecución en enero pasado de otro brasileño había provocado un incidente diplomático entre Brasilia y Yakarta, y el país sudamericano llegó a llamar a consultas al embajador indonesio en Brasil.