Espera Iglesia Católica de EUA que Corte sea responsable en bodas gay

La Iglesia Católica de Estados Unidos dijo hoy que espera que la Suprema Corte de Justicia actúe de manera "responsable" cuando dicte su fallo sobre los matrimonios entre personas del mismo sexo, y dijo que orará por ello.

"Oramos para que los magistrados mantengan la responsabilidad de los estados de proteger la bella verdad sobre el matrimonio, la cual concierne al bienestar esencial de la nación, especialmente a los niños", dijo el presidente de la Conferencia de Obispos Católicos (USCCB), el arzobispo Joseph E. Kurtz, de la Arquidiócesis de Louisville, Kentucky.

Kurtz dijo que para la Iglesia Católica los niños tienen el derecho básico, cuando ello sea posible, de conocer y ser amados en el seno de un hogar donde el núcleo esté conformado por su padre y madre, viviendo juntos.

"La Iglesia siempre defenderá este derecho y espera que personas de buena voluntad continúen este debate con caridad y amabilidad", dijo el prelado en un comunicado difundido aquí por la USCCB a propósito de los argumentos al respecto que el máximo tribunal judicial del país escuchó este martes.

Los argumentos giraron en torno a la autoridad que pueden tener los Estados para prohibir el matrimonio entre parejas del mismo sexo.

Antes de emitir su fallo en junio próximo, los magistrados del máximo tribunal evaluarán un caso presentado por docenas de parejas gay que buscan la anulación de la decisión de una corte menor de mantener la prohibición en Kentucky, Michigan, Ohio y Tennessee.

La presentación de argumentos de este martes ayudará a los integrantes de la corte a determinar si la Constitución prevé que los estados autoricen el matrimonio a personas del mismo sexo o si deben reconocer aquellos realizados en otras entidades donde esté legalizado.

En la actualidad los matrimonios entre personas del mismo sexo están legalizados en 36 estados del país, incluyendo 22 en donde la prohibición a esas uniones fue anulada por cortes federales o estatales.

Kurtz calificó éste como "un momento de gran importancia", y reiteró la postura de la iglesia de que el matrimonio "es una institución perenne, con profundas raíces de quienes somos y en las leyes y cultura de nuestra nación".

"El matrimonio es y siempre será la unión entre un hombre y una mujer. Esta verdad es inseparable del deber de honrar la dignidad que Dios le ha dado a cada ser humano", precisó.

Expertos constitucionalistas han señalado que si la Suprema Corte falla a favor de mantener el levantamiento de la prohibición, se tendría que trabajar en la implementación específica de los 1,100 derechos y beneficios a nivel federal y cientos al estatal que protegen a las parejas homosexuales.

Tales beneficios incluyen la presentación de declaración de impuestos conjunta, derechos de herencia, seguro médico y pensiones del seguro social, entre otros.

Por el contrario, un fallo adverso tendría asimismo un efecto en los 22 estados donde la prohibición a las uniones gay fue derogada por cortes federales o estatales, ya que abriría la puerta a nuevos litigios por parte de oponentes para buscar hacer prevalecer la definición de matrimonio sólo entre hombre y mujer aceptada a nivel estatal.