Reconoce EUA errores en otorgamiento de beneficios a indocumentados

El secretario del Departamento de Seguridad Interna (DHS), Jeh Johnson, reconoció hoy errores en el otorgamiento de beneficios del DACA, al haber incluido a un inmigrante integrante de una pandilla y acusado de cuatro asesinatos.

El DHS aprobó la solicitud del inmigrante Emmanuel Jesús Rangel Hernández bajo el Programa de Acción Diferida para Llegados en la Infancia (DACA), a pesar de que el joven de 19 años estaba en un banco de datos como miembro de una pandilla de Carolina del Norte.

"Este es un caso trágico y este individuo no debió recibir DACA", respondió Johnson ante el cuestionamiento del presidente del Comité Judicial del Senado, el republicano Charles Grassley, durante una audiencia de supervisión del DHS.

El programa DACA concede permisos temporales de estancia legal y trabajo a inmigrantes indocumentados que llegaron a Estados Unidos siendo menores de edad, aunque no incluya una ruta especial para la residencia permanente o la ciudadanía.

Grassley informó durante la audiencia que el DHS ha cancelado los beneficios de DACA a un total de 282 jóvenes que pertenecían a pandillas o tenían antecedentes criminales.

Johnson reconoció los errores pero defendió el DACA. "Creo que en balance es un buen programa", dijo. Más de 600 mil inmigrantes indocumentados han recibido autorizaciones laborales bajo dicho programa.

En noviembre pasado el presidente Barack Obama anunció su ampliación para incluir a unos 300 mil adicionales, como parte de un conjunto de acciones ejecutivas migratorias que se encuentran en litigio en la Corte de Apelaciones del Quinto Circuito en Nueva Orleans.

Johnson señaló que casos como el de Rangel Hernández llevaron al DHS a reentrenar a toda la fuerza laboral del Departamento de Seguridad Nacional para asegurarse que los beneficios del DACA no lleguen a individuos vinculados a pandillas o con delitos.

"Hemos hecho una revisión retrospectiva de cada uno de los casos de DACA... Hemos identificado algunos y continuamos evaluando esto para asegurarnos que no reduzcamos estos casos a cero en el programa DACA", indicó.

El DHS ha arrestado en los últimos meses a más de dos mil inmigrantes criminales como parte de la operación "Crosscheck", a fin de colocarlos en procesos de deportación a sus países de origen.

Johnson se comprometió con miembros del Comité a proporcionar el número de inmigrantes indocumentados que aún permanecen en Estados Unidos pese a existir una orden de deportación en su contra.