Hallan cuerpos de 400 personas ejecutadas por Boko Haram en Nigeria

Los cuerpos de unos 400 hombres, mujeres y niños, presuntamente ejecutado por el grupo islamista Boko Haram fueron descubiertos en la norteña ciudad nigeriana de Damasak, la que fue liberada hace unas semanas por soldados de Chad y Nigeria.

Los cuerpos en descomposición fueron hallados por residentes de Damasak, en el estado de Borno, quienes retornaron a sus viviendas tras haber huido hace dos meses por la llegada de los militantes extremistas, que se estima han asesinado a miles de personas en los últimos años.

Cerca de 100 cuerpos fueron encontrados en una fosa común debajo de un puente de la ciudad, que fue liberada a principios de marzo pasado por las fuerzas de chadianas, y el resto dentro de casas, en la calle y a orillas del río Damasak, el que cruza la ciudad.

Kaumi Kusur, un residente Damasak, informó este martes que los cadáveres, que suman unos 400, fueron enterrados por los pobladores en 20 fosas comunes entre el sábado y domingo pasados, según reporte de la edición electrónica del diario Mail & Guardian Africa.

Varias ciudades del estado de Borno, así como otras del noreste de Nigeria ha sido objeto de ataques de los militantes de Boko Haram, que luchan desde hace más de 10 años por establecer la Sharia (ley islámica) en el norte del país.

Autoridades del gobierno de Borno confirmaron el macabro hallazgo en Damasak, aunque no precisaron una cifra de las víctimas, sólo indicaron que se encontraron "cientos" de cuerpos de presunta masacre de Boko Haram, expulsado el pasado 9 de marzo por las fuerzas de Niegaria y Chad.

"Hemos encontrado cientos de cadáveres en tumbas poco profundas y en las calles de Damasak", indicó Babagana Mustapha, portavoz del gobierno local, sin dar más detalles.

A fines de marzo pasado, residentes de Damasak denunciaron que cientos de mujeres y niños fueron secuestrados por Boko Haram cuando salieron de la ciudad, aunque las autoridades provinciales lo negaron.

Boko Haram, que en lengua husa significa "La educación occidental es un pecado", ha aterrorizado el norte de Nigeria desde 2009, perpetrando ataques contra la policía, escuelas, iglesias y civiles, además de bombardear varios edificios del gobierno y secuestrar a civiles.

En abril del año pasado, el grupo islamista secuestró a cerca de 300 alumnas de una escuela secundaria de la ciudad de Chibok, ubicada también en el estado de Borno.