Admiradores de realeza británica acampan afuera de hospital londinense

Seguidores de la realeza británica acampan en las afueras del hospital londinense donde Catalina, duquesa de Cambridge, dará a luz en cualquier momento a su segundo hijo o hija.

Desde hace varios días un puñado de personas llegó a las afueras del Lindo Wing, el ala privada del hospital de St Mary en Paddington, en el oeste de esta capital, para tratar de captar a la pareja real y a su nuevo bebé.

Uno de ellos es John Loughrey, fiel seguidor de la acaecida princesa Diana, quien estuvo presente en la procesión de la carroza fúnebre el 6 de septiembre de 1997.

También fue el primero en acampar en las afueras de la Abadía de Westminster, donde se casaron el príncipe Guillermo y Kate Middleton el 29 de abril de 2011.

"Si el bebé nace el 29 de abril sería un sueño hecho realidad", dijo Loughrey a Notimex y agregó que "Diana estaría muy orgullosa y hasta hubiera escogido los nombres de los bebés".

John, de 60 años de edad, erigió una pequeña tienda de campaña fuera del hospital y lleva al menos nueve días acampando sin importar las bajas temperaturas londinenses de las madrugadas que hoy alcanzaron 6 grados centígrados.

Una caja de pasteles de hojaldre -supuestamente un regalo de los duques de Cambridge- levantó el espíritu de este grupo de entusiastas que considera el nacimiento del segundo hijo de los duques de Cambridge como una celebración.

"Si nace el 29 será una doble celebración con globos, confetti y champaña", aseguró Kathy Martin quien asegura que el próximo integrante de la familia real será una niña.

Kathy señaló que algunas personas los insultan y les gritan comentarios racistas, pero a ella no le importa porque "soy una admiradora leal de la realeza."

Los fans se preparan para recibir al nuevo bebé con pancartas, fotografías, banderas británicas, globos y letreros con las leyendas "es una princesa" y "es un príncipe".

Una de las seguidoras es Margaret Tyler, de 71 años de edad, quien comentó que conoció a la princesa Diana seis semanas antes de morir.

Margaret prefiere pasar el día afuera del hospital y dormir en su casa de Wembley, noroeste de esta ciudad, donde asegura tener una colección de más de 10 mil objetos alusivos a la familia real.

En una banca de madera a la intemperie duerme por las noches el más viejo del grupo de entusiastas, Terry Hutt, de 80 años de edad, que orgullosamente señala que su integrante favorito es la reina madre (madre de la actual reina Isabel II), quien murió en 2002 a los 101 años de edad.

Los entusiastas bromean y barajan sus nombres predilectos. Nos comentan que entre los favoritos de niñas se encuentra Charlotte (Carlota) Elizabeth y desde luego Diana. Los más populares de niños son Henry (Enrique) y James (Jaime).

Los fans de la realeza aprovechan para hablar con la prensa internacional que ha venido de Japón, Italia, Europa y Australia para cubrir el nacimiento del segundo hijo de los Cambridge, cuarto en la línea de sucesión al trono británico.

El palacio de Kensington confirmó hace días que la llegada del nuevo integrante sería durante la segunda semana de abril, y que ni siquiera los padres conocen si será un varón o una niña.