Cosecha de maíz en África austral caerá 26 por ciento

La cosecha de maíz de África austral podría contraerse este año en cerca de 26 por ciento, lo que provocaría aumentos de los precios de los alimentos y afectaría los últimos avances en seguridad alimentaria, advirtió hoy la FAO.

Para 2015, la previsión inicial de la producción de maíz -alimento básico en toda la subregión- se sitúa en alrededor de 21.1 millones de toneladas, 15 por ciento inferior a la media de los últimos cinco años, dijo la Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO).

Señaló que la caída se debe principalmente al impacto de las condiciones meteorológicas irregulares, incluyendo el retraso de las lluvias estacionales en noviembre/diciembre.

Además por fuertes lluvias que causaron inundaciones en algunos países y luego un largo período de sequía en las zonas del sur de la subregión en febrero y principios de marzo.

"El año pasado, la subregión obtuvo una cosecha récord que ha hecho que las perspectivas para la cosecha de este año parezcan incluso peores", aseguró David Phiri, coordinador subregional de la FAO para África austral.

Dijo que una importante caída prevista (33 por ciento menos respecto a 2014) en la cosecha de Sudáfrica -principal productor y exportador de la subregión- es la responsable de la mayor parte de la disminución de la producción de maíz en su conjunto.

También se espera que Malawi y Zambia -segundo y tercer mayores productores de maíz de la subregión- registren cosechas más reducidas en comparación con la cosecha abundante de 2014.

Igualmente se prevé una disminución de las cosechas de maíz en Botswana, Lesotho, Madagascar, Mozambique, Namibia, Swazilandia y Zimbabwe.

Según la FAO, se espera que estos aumentos de precios afecten sobre todo a los países que dependen más de las importaciones de maíz, como Namibia, donde ya en febrero pasado se señalaron aumentos de precios relativamente altos.

Resaltó que en la mayoría de los países, los precios del maíz se han mantenido por debajo respecto al mismo período del año anterior, debido a la actual abundancia de suministros, que sin embargo, podría disminuir rápidamente.

"Se espera que los remanentes de la cosecha de maíz de 2014 compensen en parte el impacto de la menor producción interna y de alguna manera contribuyan a estabilizar los suministros nacionales en algunos países", señaló Phiri.

Las malas perspectivas para 2015 conllevarían un aumento de las importaciones en África austral, con previsiones de importación total de maíz en la campaña comercial 2015/2016 (mayo/abril) que indican un incremento hasta cerca de 1.8 millones de toneladas, aproximadamente el doble del bajo nivel de 2014/2015 y un tercio por encima de la media.

La mayor parte del crecimiento de las importaciones se produciría en Sudáfrica, y consiste principalmente en maíz amarillo destinado a la elaboración de piensos.

"Con la esperada caída de la producción de maíz en la subregión y los aumentos de precios resultantes, la mejora de la situación de la seguridad alimentaria puede invertirse en 2015/2016, en especial si no se realizan las intervenciones oportunas", señaló Dominique Burgeon, coordinador de resiliencia de la FAO.