México afirma en ONU que arsenal nuclear no es legal ni legítimo

México afirmó hoy, en la inauguración de la sesión para revisar el Tratado de No Proliferación Nuclear (TNP) de la ONU, que los arsenales atómicos no son legales ni legítimos, por lo que es preciso seguir con el desarme en el mundo.

En su intervención durante la novena Conferencia de examen del TNP, el subsecretario de asuntos multilaterales y derechos humanos de México, Manuel Gómez Robledo, manifestó que la amenaza o el uso de las armas nucleares son violatorios del derecho internacional.

"México no considera ni legal ni legítima la posesión de arsenales nucleares", asentó el funcionario, quien recordó la determinación de la Corte Internacional de Justicia que estableció la obligación de concluir negociaciones que lleven al desarme nuclear en todos sus aspectos.

El funcionario sostuvo que más que un asunto jurídico o político, el desarme nuclear debe ser una obligación moral, y que en las negociaciones de desarme deben contemplarse asimismo las consecuencias humanitarias catastróficas de las armas nucleares.

"Como lo afirma el presidente del Comité Internacional de la Cruz Roja, reducir el riesgo de la utilización de armas nucleares y garantizar su eliminación mediante un acuerdo internacional jurídicamente vinculante, es un imperativo humanitario", afirmó.

Gómez Robledo aseguró que México cree que debe pactarse un acuerdo jurídicamente vinculante que prohíba el desarrollo, la producción, el almacenamiento, la posesión, la transferencia, el emplazamiento y el empleo de las armas nucleares en cualquier circunstancia.

La conferencia reúne desde este lunes a representantes de gobiernos de 190 países durante cuatro semanas, hasta el 22 de mayo próximo, a fin de revisar la implementación del TNP, creado en 1970 y cuyo examen es realizado cada cinco años en la ONU.

En entrevista, Gómez Robledo expresó su reserva respecto del resultado de la conferencia, debido a que en el pasado se registraron tanto "grandes éxitos como grandes fracasos", aunque mostró su optimismo tras el pacto tentativo anunciado en marzo pasado sobre el programa nuclear de Irán.

"El acuerdo con Irán restaura el optimismo sobre la capacidad de la diplomacia multilateral en un tema tan delicado, complejo y difícil. Y en ese sentido recupera el valor del TNP y le otorga credibilidad", consideró.

Explicó sin embargo que hay países que no pertenecen al TNP y que otros lo han desafiado, como Corea del Norte. En total, nueve países tienen arsenales nucleares, que suman unas 16 mil cabezas atómicas en el mundo.

"Eso está causando una gran frustración en la sociedad civil y en los países que han hecho su parte. En una época de posguerra fría no es entendible que aún haya arsenales tan cuantiosos como los que hay, y que haya países que sigan apostando su seguridad a la sombrilla nuclear", dijo el funcionario.

Pese a todo, Gómez Robledo puntualizó que la meta de alcanzar un desarme nuclear completo es realista, "tal como ha pasado con otros armamentos", como en los casos del arsenal químico y biológico.

"A nosotros nos corresponde seguir con la presión, con la legitimidad moral que nos da haber impulsado el Tratado de Tlatelolco para el desarme nuclear (de América Latina y el Caribe)", enfatizó Gómez Robledo.