Álvaro Enrigue presenta "Muerte súbita" en FIL de Buenos Aires

El escritor mexicano Álvaro Enrigue presentó hoy aquí su novela "Muerte súbita", en el marco de la 41 Feria Internacional de Buenos Aires que recibe al Distrito Federal como ciudad invitada de honor.

Martín Kohan, autor argentino que acompañó a Enrigue en la cita con el público que asistió a la sala Haroldo Conti, no escatimó halagos hacia una obra que ya obtuvo el Premio Herralde y el Premio Iberoamericano de Novela "Elena Poniatowska".

"Es una novela amplia, abarcativa de un presente y distintos pasados, de gran complejidad, es una hazaña narrativa que funciona en sentido contrario de lo que es una novela social", explicó.

Kohan destacó la importancia de dos anécdotas iniciales en la novela que marcan el resto de la historia y que tienen que ver con unos tenis tirados por una madre y el estereotipo que se tiene sobre lo que debe ser un escritor.

Aseguró que "Muerte súbita" parte de esos dos episodios particulares que nunca más son retomados por el autor, quien resuelve una trama "que se expande a gran escala y se sostiene con una tensión narrativa admirable".

Enrigue recordó que, desde que apareció la novela, la crítica se detuvo "en dos páginas sin importancia" en las que el narrador reconoce que ya no sabe lo que está contando.

Entre risas, asumió que mantiene "una relación fundamentalmente infantil con la literatura, lo que me parece más obvio es que nunca maduré. La literatura es el más serio de todos los juegos, pero es eso: un juego, un tablero que uno propone y en el que el lector dispone".

Durante la charla, Kohan precisó que "Muerte súbita" no es una novela histórica en el sentido convencional, lo que la hace especialmente atrayente.

"Hay un momento en el que el narrador reconoce que no sabe qué está haciendo, pero como en pocos libros, éste aprovecha lo que la novela tiene de porosidad y amplitud formal, sin forma predeterminada, trabaja sobre esa posibilidad infinita y desconcierta en el mejor sentido", afirmó Enrigue, uno de los escritores más activos en esta Feria, ya que antes de la presentación de su libro conversó con la escritora Ana García Begua sobre el humor en la literatura.

Desde el pabellón mexicano de la FIL, ambos autores recordaron a Jorge Ibargüengoitia y su talento para tomarse el humor en serio, o la fina ironía que Carlos Monsiváis dejó plasmada en su columna "Por mi madre, bohemios".

Enrigue subrayó la falsa idea de que los mexicanos se ríen de la muerte, ya que lo único que hicieron fue desarrollar estrategias para discutir el tema, y encontraron el chiste porque es un país plagado de sentido del humor.

"Los mexicanos tienen la capacidad de reírse de todo", dijo el autor, aunque lamentó que ese toque de humor todavía no haya llegado a algo tan fundacional como la conquista española.