Ban Ki-moon visita barco que patrulla Canal de Sicilia

El primer ministro italiano, Matteo Renzi, acompañó hoy al secretario general de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Ban Ki-moon, y a la alta representante de la Unión Europea para Asuntos Exteriores, Federica Mogherini, a bordo del barco militar San Giusto, en el Canal de Sicilia.

En declaraciones a los medios tras el encuentro, Renzi dijo que la zona visitada es cruzada por las barcazas con inmigrantes que desde el norte de África arriban a costas italianas.

"Detener a los traficantes de seres humanos para evitar una catástrofe humanitaria es una prioridad absoluta en la que contamos tener el apoyo de las Naciones Unidas", afirmó.

Resaltó que antes Italia enfrentaba sola el tema de la inmigración en el Mediterráneo y que ahora "toda la comunidad internacional está consciente de que es un problema global y no una cuestión que tiene que ver solo con un país".

En ese sentido, destacó que la presencia de Ban Ki-moon y de Mogherini en la nave patrulla San Giusto "es un signo importante".

El primer ministro dijo que ante la indignación causada por el naufragio del pasado 19 de abril, en el que habrían muerto entre 700 y 900 personas en el Canal de Sicilia, Italia presiona para que los organismos internacionales se involucren en la crisis de Libia, de donde parten las barcazas con indocumentados.

Antes de la visita a la nave San Giusto, Renzi dijo que quería que el secretario general de la ONU y la responsable de Exteriores de la Unión Europea vieran con sus propios ojos lo que hace Italia para enfrentar la crisis.

Señaló que los medios italianos, al lado de los que participan en la misión europea Tritón y a mercantiles privados, enfrentan la emergencia y que en lo que va del año más de 25 mil personas han desembarcado en costas italianas.

Por su parte el portavoz de la ONU dijo que el secretario general discutió con Renzi y con Mogherini "sus preocupaciones sobre la situación de los inmigrantes en el Mediterráneo", y subrayó que la prioridad debe ser la de salvar vidas humanas.

Italia promueve la aprobación de una resolución de la ONU que permita una operación internacional de destrucción de los barcos usados por los traficantes de seres humanos.