Mitad de la población rural mundial sin atención médica: OIT

El 56 por ciento de las personas que viven en las zonas rurales en el mundo carecen de acceso a los servicios de salud básicos, cifra que en el medio urbano es de 22 por ciento, indicó la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

En un informe de la OIT sobre 174 países precisa que en África se encuentra el número más alto de personas (83 por ciento) en zonas rurales sin servicios básicos de salud.

En Asia existen grandes diferencias entre zonas rurales y urbanas. En Indonesia el porcentaje de personas sin cobertura en áreas rurales es el doble que en las urbanas.

La directora del Departamento de Protección Social de la OIT Isabel Ortiz dijo que "décadas de subinversión en la salud interrumpieron los esfuerzos para desarrollar sistemas nacionales de salud y a la larga resultaron en el abandono de la salud en las zonas rurales''.

"Esto tiene un costo humano enorme. La salud es un derecho humano y debería garantizarse a todos los habitantes de un país", añadió.

El estudio de la OIT constata que el acceso a la atención médica está garantizado por la ley, pero en las áreas rurales esa legislación no se aplica, lo que se agrava por la falta de profesionales de la salud en las zonas rurales del mundo.

La mitad de la población mundial vive en zonas rurales, pero sólo 23 por ciento de la fuerza laboral sanitaria del mundo se destina a ellas.

La OIT estima que de los 10.3 millones de trabajadores de la salud que faltan a nivel mundial, siete millones deberían ser asignados a las zonas rurales, y la carencia es más grave en África y América Latina.

En Nigeria más de 82 por ciento de la población rural está excluida de los servicios sanitarios a causa del número insuficiente de trabajadores de la salud, frente a 37 por ciento en las zonas urbanas.

También se reveló que la falta de recursos económicos es casi dos veces más alta en las zonas rurales que en las urbanas, con los déficits más grandes en África seguida de Asia y América Latina.

Los pagos directos que empobrecen a los pacientes también son más elevados en las zonas rurales.

En África y Asia esos pagos representan 42 y 46 por ciento del total del gasto en salud, respectivamente.

En países asiáticos como Afganistán, Bangladesh, Camboya y Sri Lanka, en las zonas rurales los pagos directos son hasta tres veces más altos.

"La falta de cobertura legal, el número insuficiente de trabajadores de la salud, el financiamiento inadecuado y los elevados pagos directos han creado desigualdades que pueden resultar mortales en muchos países", afirmó la Coordinadora de Políticas de Salud de la OIT Xenia Scheil-Adlung.

El estudio muestra que invertir en la sanidad rural, en el marco del sistema nacional de salud, es factible y genera importantes beneficios económicos y sociales, agregó.

"Es posible avanzar hacia una protección universal de la salud en todos los países, independientemente de su nivel de ingresos", concluyó Scheil-Adlung.