Derecha política amarra gobierno de Buenos Aires en primarias

El partido conservador Propuesta Republicana (PRO) se proyecta para un triunfo claro en la elección argentina de jefe de Gobierno el próximo 5 de julio, al obtener hoy una amplia mayoría de votos en las primarias de candidatos.

El ganador de la jornada fue el jefe de Gabinete, Horacio Rodríguez Larreta, quien obtuvo la candidatura del PRO, lo que lo delinea como ganador virtual de las elecciones definitivas de julio próximo.

Por el contrario, la perdedora fue la senadora Gabriela Michetti, quien aspiraba a ser elegida como la candidata del PRO, pero quedó en un lejano segundo lugar, con una diferencia de casi 20 por ciento.

En conjunto, Rodríguez Larreta y Michetti rozaron el 50 por ciento del total de votos este domingo, lo que significa que la derecha que gobierna la capital desde 2007 con Mauricio Macri como jefe de Gobierno, garantiza su triunfo el 5 de julio.

La victoria de Rodríguez Larreta afianzó políticamente a Macri, quien está inmerso en su precampaña para suceder a la presidenta Cristina Fernández, a quien ha adversado los últimos ocho años.

Pasaron casi cuatro horas después del cierre de casillas para que comenzaran a fluir los datos oficiales, pero aun sin ellos Michetti se apuró a reconocer la derrota, Rodríguez Larrera a anunciar su triunfo y Macri a encabezar los festejos con sus militantes.

Unos 2.5 millones de capitalinos fueron convocados este domingo a votar en las elecciones Primarias, Abiertas, Simultáneas y Obligatorias en las que participaron 30 precandidatos, de los que la mayoría quedó eliminado de la competencia de julio.

La interna más esperada era la de Michetti y Rodríguez Larreta, ya que un triunfo de la senadora hubiera representado un duro golpe político para Macri, quien finalmente pudo festejar la victoria del candidato al que apoyó públicamente.

A sabiendas de que el PRO controla electoralmente la capital, la incógnita se centraba en la disputa por el segundo lugar entre el partido de Fernández, el Frente para la Victoria, y la alianza Energía Ciudadana Organizada (ECO).

El retraso en el conteo de votos mantuvo la incógnita, ya que los datos oficiales se comenzaron a dar muy tarde, cuatro horas después de cerradas las casillas.

Con el 30 por ciento de los sufragios contados, ECO se imponía con el 22 por ciento, y el Frente para la Victoria alcanzaba un escaso 18 por ciento, pero habrá que esperar hasta el lunes para saber si los resultados definitivos confirman estas tendencias.