Diputada plantea penas más severas por lucrar con plantas y animales

La diputada Cristina Olvera urgió a establecer penas más severas a quienes lucren con plantas y animales, pues el tráfico de la vida silvestre es una de las actividades ilícitas del que más dinero se obtiene, después del comercio de armas y drogas.

La integrante de la Comisión de Medio Ambiente y Recursos Naturales en San Lázaro recordó que el tráfico ilegal de ejemplares, partes y derivados de flora y fauna silvestres es un delito federal que se castiga con penas que van de uno a nueve años de prisión y multas de 300 a tres mil días de salario.

Las sanciones anteriores aumentan hasta tres años más de prisión y hasta mil días de multa adicionales cuando el tráfico afecta una área natural protegida o se realiza con fines comerciales.

Sin embargo, las penas establecidas en el Código Penal Federal deben fortalecerse a fin de proteger a las especies amenazadas y en peligro de extinción, exhortó en un comunicado.

"Para proteger a nuestras especies de fauna y de flora silvestres se deben robustecer las sanciones contra quienes lucren con ellas", reiteró la legisladora del partido Nueva Alianza.

En especial manifestó su preocupación ante los datos de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) respecto a que en 2014 se efectuaron 327 operativos, en los que se aseguraron mil 741 ejemplares.

Sin embargo únicamente 37 personas fueron remitidas al Ministerio Público, por lo que exhortó a la ciudadanía a denunciar y evitar comprar ejemplares que no se acredite provienen de aprovechamientos sustentables autorizados o que fueron legalmente importados.

"La población debe hacer conciencia para no comprar especies que fueron adquiridas en la ilegalidad, todos debemos contribuir a la erradicación de este delito que pone en grave peligro a los animales y a las plantas", concluyó.