Delegación comercial de Texas viaja a Cuba en búsqueda de negocios

Una delegación de productores de Texas viajó hoy a Cuba en lo que constituye la primera misión comercial destinada a buscar oportunidades de negocios con la isla desde que Estados Unidos y el gobierno cubano acordaron restablecer relaciones diplomáticas.

El periódico The Dallas Morning News informó este domingo que la delegación se reunirá con funcionarios de Alimport, la agencia estatal que maneja las importaciones de Cuba.

La delegación espera que la visita allane el camino para el incremento del comercio y ayude a la restauración de lazos más estrechos entre Texas y Cuba.

Desde que las sanciones comerciales impuestas a Cuba se relajaron en el año 2000 para permitir la venta de productos agrícolas, las ventas estadunidenses a la isla crecieron de cuatro millones en 2001 a más de 300 millones en los últimos años, indicí The Dallas Morning News.

Agricultores de Texas confían en que mejores lazos entre Texas y Cuba podrían marcar el comienzo de una era nueva era que deje atrás al embargo comercial.

Asimismo, "podrían conducir a Estados Unidos a exportar productos agrícolas por más de mil millones de dólares", dijo al rotativo Dwight Roberts, presidente y director ejecutivo de la Asociación de Productores de Arroz de Estados Unidos.

La delegación comercial es encabezada por Cynthia Thomas, presidenta de TriDimension Strategies, una firma consultora de Dallas, que ayuda a los clientes interesados en hacer negocios en Cuba.

Thomas dijo que las industrias de Texas con potencial para la expansión del comercio con Cuba incluyen la agricultura, las líneas aéreas, el petróleo, la tecnología y el turismo. La delegación de Texas espera vender de todo, desde arroz, ganado, frijoles, algodón y leche en polvo, precisó.

Los productores texanos han estado cortejando a Cuba durante años. En la primavera de 2008, el entonces comisionado de Agricultura de Texas, Todd Staples, encabezó una delegación de 24 agricultores y ganaderos a La Habana para una misión comercial de cuatro días.

En ese entonces Texas estaba vendiendo alrededor de 25 millones de dólares al año en productos agrícolas a Cuba bajo una exención al embargo comercial de Estados Unidos que permite la venta de alimentos y medicinas.

"Las últimas visitas estaban relacionadas a hacer las presentaciones, a llegar a conocerse unos a otros, a la búsqueda de la zona de confort correcta", dijo Thomas. "Esta vez existe un ambiente diferente en todo el entorno. Entendemos que los cubanos están más entusiasmados con hacer negocios. Nosotros también", afirmó.