Casino de Iowa no pagará a abuela premio de más de 41 mdd

Por un error en la base de datos, una corte de Iowa descalificó un premio de más de 41 millones de dólares para una desilusionada ganadora, informaron voceros del tribunal de esa región estadunidense.

Pauline McKee, una abuela de 90 años, demandó al casino y hotel Isle en Waterloo, que rechazó entregarle un premio bono por 41 millones 800 mil dólares en una máquina de un centavo de dólar, llamada "Miss Kitty".

El sorpresivo premio se le otorgó junto con un crédito de un dólar 85 centavos en las máquinas, en las que muchos acostumbran jugar sólo por distracción y no por que piensen que van a ganar premios jugosos.

Tras el registro del premio, McKee llamó a un asistente del casino, que confundido tomó una foto del resultado de la máquina y le obsequió una tarjeta de 10 dólares para que siguiera jugando mientras se investigaba qué había pasado.

Al final se le informó que había ocurrido un error en el sistema de base de datos de la máquina, que no se le pagaría su premio y a cambio sólo se le ofreció una noche gratis en el hotel.

La abuela de 13 nietos presentó la demanda ante la Corte Superior de Iowa que este viernes emitió su veredicto a favor del casino, que de haber pagado esa bolsa se habría tenido que declarar en bancarrota.

Esa suma ascendería a cerca de la mitad de los ingresos brutos del casino generados el año pasado.

Esta resolución judicial no es la primera de este tipo en Estados Undios. En Misisipi, un ganador de un premio de un millón de dólares solo recibió un bono máximo de ocho mil dólares.

La controversial explicación que dan los casinos es que hay un tope máximo en el pago de premios y que han tenido problemas con el software de sus máquinas.

La abuela ha expresado su desencanto por la resolución judicial al señalar que tenía esperanzas de ayudar a sus hijos y nietos en su futuro financiero, "pero no estaba destinado a ser".

De acuerdo con la corte de Iowa, las reglas del juego "Miss Kitty" no permiten bonificaciones. El mensaje sobre el premio del bono fue "promesa gratuita" que el casino no tenía que honrar, agregó.

El fabricante del juego, Aristocrat Technologies, había emitido previamente un boletín que el juego podría mostrar un bono errónea, con la recomendación de los casinos para desactivar la opción de bonificación.

McKee, quien había estado en el casino durante una reunión familiar, dijo que ella es una viuda que no ve bien y que vive de la Seguridad Social.

La abuela dijo que todavía juega las máquinas de vez en cuando, pero ya no en Isle Casino. "Ellos no me dieron más que el dinero que había en la máquina. Todo es terrible".