Presentan iniciativa para integrar a personas con Síndrome de Down

A fin de garantizar la integración de personas con Síndrome de Down a la sociedad, a partir del respeto a sus derechos humanos y la promoción de programas económicos, culturales, deportivos y educativos, la senadora Maki Ortiz Domínguez presentó una iniciativa para crear una ley general en la materia.

En México no se cuenta con un registro confiable que permita conocer la magnitud del problema, por ende, impide la creación de planes y estrategias enfocadas a este sector de la población, pero se estima que hay unas 250 mil personas con esta condición en nuestro país, indicó.

Para la presidenta de la Comisión de Salud, esta cifra de personas con Síndrome de Down resulta importante, ya que a pesar de los esfuerzos realizados en torno al tema de las discapacidades, poco se ha logrado para su integración en la sociedad.

Destacó que si bien las personas con estas capacidades especiales representan un retraso cognitivo, su integración en la educación es vital para lograr su independencia y autonomía, además de que en un entorno adecuado pueden desarrollar diversas habilidades.

Refirió que el Síndrome de Down es una anomalía cromosómica numérica que deriva en una discapacidad cognitiva de origen genético, y dijo que se enfrentan a problemas como discapacidades tanto de carácter físico como mental.

Por lo que respecta al funcionamiento de su organismo, la senadora panista expuso que pueden tener defectos de nacimiento en el corazón, enfermedad celiaca, problemas estomacales, de memoria, auditivos, visuales, así como en la glándula tiroidea y en el esqueleto.

Además, continuó, pueden tener un coeficiente intelectual de leve a moderado dentro del rango de las discapacidades intelectuales, retrasos en el lenguaje y dificultad de coordinación física.

"Como se puede observar, una persona con Síndrome de Down puede desarrollar diferentes discapacidades al mismo tiempo, más aún cuando un tratamiento y atención médica oportuna no se brinda en tiempo y forma".

Abundó en que este padecimiento ocurre aproximadamente en uno de cada 773 nacimientos y constituye la causa de discapacidad intelectual de origen genético más común del mundo.

"Es necesario que a partir del goce y atención de su salud se prevengan dificultades auditivas, visuales o aquellas características de su condición, a través de la capacitación de los profesionales de la salud que puedan identificar de manera oportuna problemas en la salud y prevenir, evitar o reducir el menoscabo de la misma", concluyó.