Sugieren nutrición adecuada posterior a tratamiento de cáncer

A fin de contrarrestar las consecuencias del tratamiento contra el cáncer, la Secretaría de Salud Jalisco (SSJ) recomienda llevar una alimentación adecuada para proveer al organismo de nutrientes necesarios para favorecer una recuperación más rápida.

La nutrióloga de la dependencia, Ana Karen Lizárraga Vizcarra, dijo que algunos de los efectos que pueden presentarse después de dicho tratamiento son pérdida del apetito, resequedad en la boca, cambio en el sentido del gusto u olfato, dificultades para deglutir (tragar) y cambios en el peso.

"El objetivo en estos pacientes se enfoca en proveer los nutrientes suficientes para ayudar a recuperar fuerza, reparar tejidos y sobre todo el retomar el estilo de vida previo al padecimiento", subrayó.

La especialista precisó que si el paciente presenta sobrepeso, este deberá adecuar su plan de alimentación con el profesional de la salud, limitando la cantidad de calorías y aumentando el nivel de actividad física de acuerdo a las posibilidades de cada persona.

Entre los alimentos funcionales contra el cáncer citó las hierbas aromáticas y especias como: albahaca, curry, paprika, pimienta negra, ajo, comino, menta, jengibre, cebollas, orégano, romero, salvia y pimienta cayena.

Destacó que las frutas que más ayudan son: las fresas, moras, frambuesas, uvas, naranjas y granadas; en cuanto a verduras: la col, espinacas, acelga, lechuga, zanahorias, berenjena, brócoli, tomate, apio, setas y hongos.

Añadió que en el grupo de grasas y aceites vegetales están: el aceite de lino, oliva extra virgen, aguacate, nuez y aceitunas; en el de semillas la de uva, de lino o linaza y semilla de apio; y legumbres los chícharos, garbanzos, soya, lentejas, cereales de granos enteros y trigo.

Puntualizó que para una alimentación saludable después del tratamiento contra cáncer, los pacientes deben seleccionar raciones de todos los grupos alimenticios.

Consumir por lo menos de dos a tres porciones de frutas, incluyendo cítricos, así como tres porciones de verduras al día, optar por los colores verde obscuro y amarillo intenso como las espinacas y el pimiento.

En cuanto a los alimentos altos en fibra se encuentran panes y cereales integrales y bajos en grasa; debe haber un límite en la ingesta de carnes rojas, no más de tres a cuatro porciones por semana.

Elegir métodos de preparación como horneado o asado; consumir leche y productos lácteos descremados o bajos en grasa y evitar los alimentos salados, ahumados, embutidos o en escabeche.

Asimismo, ofrecer los alimentos más coloridos o vistosos para estimular el apetito, agregar condimentos, especias y hierbas aromáticas para acentuar el sabor a los platillos.