Advierten riesgo en uso de redes sociales para delito de trata

Las redes sociales ofrecen beneficios, pero también se han convertido en un riesgo para los niños y los adolescentes ante la incidencia del delito de trata de personas mediante esos espacios, alertó la legisladora Leticia López Landero.

La presidenta de la Comisión Especial de Lucha Contra la Trata de Personas de la Cámara de Diputados señaló que en el país va en aumento ese fenómeno, en el que están involucradas muchas personas.

Subrayó que millones de menores de edad están en riesgo por la trata desde que están frente a una computadora sin que ningún adulto los supervise, pues hacen amistad con quien no deben a través de redes sociales como Facebook.

En entrevista, planteó que la prevención e información sobre la manera en que se engancha a las víctimas vía cibernética son indispensables para frenar el tráfico de menores, cuyo aumento se refleja en las alertas Amber.

En ese sentido informó que el 28 de abril la comisión especial presentará el libro "A mí no me va a pasar" con 18 testimonios de niños y niñas víctimas de ese delito, como un material preventivo.

"El título se escogió porque mucha gente ve lejana la posibilidad de que alguien de su familia, un conocido de la escuela o del trabajo sea víctima de este delito; sin embargo está más cerca de lo que puedas imaginar", insistió.

Además de más presupuesto para abatir ese práctica López Landero urgió a desplegar campañas nacionales, sobre todo en la ruta identificada de la trata, como las fronteras, donde se registra más explotación sexual de niñas, niños y adolescentes.

La panista aclaró que está a favor del uso de las redes sociales, porque también ofrecen beneficios, pero muchos papás creen que sus hijos están seguros con su computadora dentro de la casa y es donde se encuentran más inseguros por el acceso a sitios electrónicos sin que nadie los regule.

Dijo que es común ver a menores en esos espacios en poses que no concuerdan con su edad y casi sin ropa, con lo que se convierten en presa fácil de enganchadores mientras los padres trabajan y no se dan cuenta, ya que tienen el compromiso de cubrir muchas necesidades económicas.

"Los legisladores tienen ese compromiso y no se cumple, porque está detenida en el Senado la aprobación de la reforma a la ley que castigue ese delito, pese a que los diputados la avalaron desde diciembre pasado", criticó.

Dijo que la batalla "no radica en que todos vayamos con armas, sino en un ejército gigante, a partir de la concientización en la familia, para que se difunda cómo operan los enganchadores y estar alerta".

La diputada federal aseveró que la solución provendrá de la sociedad civil en su conjunto, con el apoyo de los medios de comunicación, que son primordiales, porque no se canaliza un presupuesto suficiente para combatir la trata.