Espondilitis anquilosante puede provocar ceguera en hombres

Hombres de entre 14 y 40 años pueden padecer ceguera y pérdida de movimiento corporal a causa de la espondilitis anquilosante, patología frecuente sobre todo en el occidente de México por razones genéticas, advirtió el investigador del IMSS Jalisco, Carlos Alberto Loaeza Cárdenas.

El especialista, adscrito al Hospital General Regional (HGR) No. 180, del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), informó que se trata de una enfermedad sistémica, esto es, que afecta diferentes órganos y sistemas.

Afirmó que además tiende a la cronicidad y la degeneración progresiva de las funciones del ojo y las articulaciones, especialmente aquellas situadas en la columna vertebral. La proporción entre hombres y mujeres es de cinco a uno; en ellos es más severa.

"Se llama espondilitis debido a la raíz etimológica. Espóndilo es vértebra; anquilosar significa pegar. Se unen las vértebras y en etapas agudas de la enfermedad el paciente manifiesta un gran dolor. La columna tiende a doler más en estado de reposo", detalló el galeno.

Resaltó que uno de los principales signos de alerta de la espondilitis anquilosante, es la uveítis o inflamación de la cámara anterior del ojo, lo cual es característico de procesos autoinmunes, como es el caso de esta enfermedad y la artritis reumatoide.

Una vez en consulta, el médico solicitará la detección de un marcador genético que confirme la presencia de la espondilitis, pero no siempre se da el caso.

Entonces se explorarán otros síntomas como inflamación de rodillas, tobillos y dolor de talones y/o espalda baja. En radiografías aparece una inflamación de zona pélvica, comentó el experto.

Dijo que aunque no tiene cura, con una detección oportuna y un seguimiento médico adecuado es posible no sólo detener el proceso discapacitante, sino mejorar la calidad de vida con la administración de relajantes musculares, fisioterapia y fórmulas especializadas, que consiguen aminorar los síntomas.

Aclaró que existen diversas espondiloartropatías que afectan a la columna vertebral, no sólo la anquilosante, en este punto mencionó la variante psoriásica de la enfermedad y el síndrome de Reiter, para cuyo diagnóstico se hacen necesarios estudios de laboratorio.

"En un paciente menor a los 15 años, la sintomatología se concentra en los pies, éstos se inflaman sin razón aparente. Después de dicha edad hay molestia en las articulaciones sacroiliacas y las rodillas, el cuadro clínico variará de acuerdo a la edad del paciente", puntualizó.

De no buscar atención médica, la espondilitis anquilosante evolucionará de tal modo que afectará las articulaciones de la cadera y se necesitará una cirugía.

"Muchas personas menores de 40 años ya tienen prótesis de cadera, traducida en una gran incapacidad laboral y personal, eso sumado a la osificación de la columna y a la pérdida de la visión, por lo que el abordaje temprano es vital", aseveró.