Bret Michaels prende a fans mexicanos en Quintana Roo

Con un concierto privado ante poco menos de 200 personas, el rockero norteamericano Bret Michaels completó una jornada especial que incluyó una fiesta con jugadores de los Acereros de Pittsburgh, su equipo favorito.

"Hoy fue un día muy especial y lo vamos a terminal de igual manera ", expresó al comenzar su presentación.

El cantante originario de Pensilvania, Estados Unidos, ofreció un concierto especial a los asistentes a una reunión organizada por un popular locutor de radio de la costa este de su país.

El encuentro se llevó a cabo en el Hard Rock Hotel Riviera Maya, donde hay una suite que diseñó el propio Bret Michaels e incluye piezas que donó, y en la que se reunió por la tarde con jugadores profesionales de los Pittsburgh Steelers.

Por la noche, el cantante hizo un recorrido musical que inició con la canción "Your mama can´t dance" y "Sweet home Alabama", piezas de rock que lo hicieron popular cuando integraba la banda Poison.

El cantante, considerado el número 40 de los "100 mejores vocalistas de Heavy Metal", deleitó a los asistentes con canciones como "Every rose has it thorn" y, cuando parecía que el concierto terminaría, el público pidió más.

De manera que complació a sus fanáticos con otras cinco canciones, entre ellas "Knockin on Heavens Door", tema original de la banda Guns N' Roses.

Sin embargo, la fiesta continúo y Bret Michaels se quedó en el escenario a repartir autógrafos y tomarse fotografías. Incluso, dos parejas de Minnesota, que apenas tenían cuatro horas de casados, pudieron tomarse la foto del recuerdo.

Antes de despedirse del escenario, Bret Michaels reiteró en repetidas ocasiones que el próximo año estará de regreso en la Riviera Maya.