Exhiben en San Ángel arte creado en psiquiátrico

Internos de una prisión psiquiátrica presentan a partir de este viernes y hasta el domingo 26 de abril la exposición artística "Rasúrate los Prejuicios" en el Centro Cultural San Ángel de la ciudad de México.

La muestra fue montada por iniciativa de los estudiantes de Psicología de la Universidad Iberoamericana que realizan prácticas profesionales en el Centro Varonil de Rehabilitación Psicosocial (Cevarepsi), quienes además recolectarán rastrillos y materiales para que los internos sigan pintando.

Entrevistado durante la inauguración, el director del Cevarepsi, Jaime Abasolo, explicó que los 358 internos del centro son personas que han cometido algún delito pero no pueden ser imputadas debido a sus padecimientos mentales, y que desde hace 12 años se les imparte el taller de pintura.

Ricardo Caballero, quien imparte el taller en el centro, consideró que el trabajo de los internos es honesto y traslúcido, sin pretensiones, pues ellos no piensan que están haciendo arte, simplemente quieren expresarse.

Explicó que muchas de las obras tienen que ver con las vidas y los padecimientos de los internos, pero otras son simplemente cosas que copian.

"De repente te encuentras con buenas obras de arte abstracto, pero resulta que fueron hechas por una persona con retraso mental profundo, que no tiene la intención de hacer arte abstracto, sólo selecciona colores y formas y los plasma" ejemplificó.

Un caso singular son las obras de Fidel, un ex interno que salió hace un año del centro y expone dos cuadros en los que utilizó cabello de sus ex compañeros.

Presente en la inauguración, Fidel relata que en el centro se encargaba de cortar el pelo a sus compañeros - los internos están rapados y se rasuran periódicamente la cabeza por higiene- y a falta de material, utilizó el cabello para hacer dos cuadros, uno representa a los viejos y otro a los jóvenes.

A su vez, Daniel Torres, el estudiante de la Ibero que gestionó el espacio en el Centro Cultural San Ángel, señaló que los internos viven en condiciones poco higiénicas y se deben rasurar tres o una vez a la semana para evitar las plagas de piojos, por ello piden donar rastrillos y material artístico.