Relación Reyes-Borges consolidó intercambio cultural: Espinasa

La amistad entre los escritores Alfonso Reyes (1889-1959) y Jorge Luis Borges (1899-1986) permitió consolidar un intercambio cultural latinoamericano que se enriqueció durante décadas y que sigue vigente actualmente, afirmó José María Espinasa, director del Museo de la Ciudad de México.

"El fracaso político de la gran patria latinoamericana en el terreno político, no lo fue en el terreno de la literatura, porque la invención de América que tenía en la cabeza el Reyes joven, sí se consiguió", afirmó el funcionario mexicano durante su participación en la 41 Feria Internacional del Libro de Buenos Aires.

El ensayista y crítico literario ofreció una charla sobre las afinidades de Reyes y Borges en el stand de la Ciudad de México, invitada de honor del encuentro librero.

Al rescatar la gran amistad que vinculó a ambos escritores, Espinasa recordó que aunque fueron autores que no coincidieron en sus juicios, más bien todo lo contrario, aún así se quisieron mucho.

"El hecho de que su amistad se haya cimentado en sus diferencias nos habla de una actitud que los unía y que era en principio una idea que los historiadores han desarrollado: la invención de América", explicó.

Tanto Reyes como Borges, agregó, "pensaban que nuestro continente tenía que volverse realidad a partir de la ficción, esto trajo como consecuencia una manera de comunicarse entre la literaturas y entre las personas que ahora miramos, francamente, con mucha nostalgia".

En una época en la que no se tenían tantos recursos tecnológicos como el correo electrónico, internet o la telefonía, la comunicación entre Reyes y Borges era más cercana, más profunda y más efectiva, aseguró Espinasa.

Destacó el abundante caudal de cartas que dejó Reyes, y que probó que desde que se fue a vivir muy joven a España, trabajó con un afán de promover el intercambio, el conocimiento de escritores de varios países.

"Cuando Alfonso Reyes viajó a España, empezó rápidamente a hacer una carrera literaria, a colaborar en terutlias, es muy palpable en su correspondencia que empieza a tejer una red de amistades, lo que es un sistema nervioso de la cultura", señaló.

Luego, ya como embajador de México en Argentina, Reyes conoció personalmente a Borges y fortaleció un intercambio cultural que tuvo sus frutos, por ejemplo, en la difusión de la legendaria revista literaria argentina Sur, en México.

"Esta invención de América, aunque sea en la literatura, a la que aspiraba Reyes, la va a conseguir en su regreso a México, como colaborador y fundador de instituciones", afirmó Espinasa.

Después, recordó, vendría el exilio argentino y chileno a México en los años 70, que también marcaría una influencia de la literatura del sur del mundo en el país que acogió a los intelectuales perseguidos por las dictaduras.