Níger lanza campaña para proteger a sus niños contra la meningitis

Níger comenzó hoy una campaña nacional de vacunación contra la meningitis, infección que afecta la delgada membrana que rodea el cerebro y que ya ha causado la muerte de casi 130 personas en el país.

Las autoridades sanitarias nigerinas emprendieron la inmunización masiva para tratar de contrarrestar la enfermedad que afecta a un creciente número de personas, principalmente para proteger a millones de niños en riesgo por la escasez de vacunas.

El ministro de Salud, Mano Aghali, anunció este viernes a través de la radio pública que desde que comenzó el brote de meningitis en enero pasado 85 personas habían muerto en el país, pero que la cifra aumentó a 129 en menos de una semana.

"El esfuerzo para inmunizar a los niños de entre dos y 15 años ha comenzado a pesar de la escasez de vacunas", puntualizó Aghali.

La rápida propagación de la meningitis obligó a las autoridades nigerinas a ordenar el cierre de las escuelas esta semana en varias regiones del país, incluidos los alrededores de Niamey, la capital, para evitar el contagio entre los menores.

El brote se propagó rápidamente en Níger debido a una escasez de vacunas contra la actual cepa, por lo cual el gobierno solicitó inmunizaciones y aunque recibió sólo la mitad de las más de mil 200 millones de dosis necesarias, decidió comenzar la campaña.

A principios de esta semana, el primer ministro nigerino, Brigi Rafini, pidió ayuda para obtener las dosis restantes y está a la espera de que lleguen, de acuerdo con reportes del sitio web de noticias All Africa.

Según datos oficiales, se tienen registrados mil 150 casos de meningitis en Níger, la mayoría de ellos en las regiones de Niamey y Dosso, donde es endémica.

La meningitis es una infección de las meninges -membrana que rodea el cerebro y la médula espinal-, cuyos síntomas pueden incluir dolores de cabeza, fiebre, somnolencia, rigidez de cuello, vómitos, confusión y miedo a la luz.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) indica que esa infección puede causar graves daños cerebrales y es mortal en el 50 por ciento de los casos si el paciente no recibe tratamiento médico.