El Vaticano niega alarma tras arresto de célula terrorista

El secretario de Estado del Vaticano, Pietro Parolin, negó hoy que exista alarma o "preocupación exagerada" tras el arresto de una célula islamista cercana Al Qaeda que planeó atentar contra la sede de la Iglesia católica en 2010.

"El temor más grande es que puedan quedar involucradas personas inocentes si sucediese algo. Pero no me parece percibir en el Vaticano una preocupación exagerada", indicó el cardenal a la prensa al salir de una conferencia en la Facultad Teológica del Triveneto, en la norteña ciudad italiana de Padua.

Aún así reconoció que es necesario estar atentos porque, aunque no se hable de complots y planes organizados, siempre pueden existir individuos que piensen en atacar contra fieles en San Pedro.

Aseguró que, desde el punto de vista de la seguridad, las estructuras responsables están atentas aunque insistió que no le parece que exista una alarma.

"Estamos expuestos como todos a esta realidad que, por desgracia amenaza, estamos todos expuestos, todos tenemos miedo. El Papa está muy tranquilo, vean como encuentra a las personas, se mueve también con mucha libertad, esto demuestra que afronta estas situaciones con gran lucidez y con gran serenidad", añadió.

Este viernes unas 18 personas fueron arrestadas en diversas ciudades de Italia en un operativo que desbarató una célula formada por terroristas y otros afiliados a la red de Al Qaeda, algunos de los cuales habían planeado atentar contra El Vaticano en 2010.

Además, Parolin habló también del próximo viaje del Papa Francisco a Cuba, antes de su recorrido por Estados Unidos.

Indicó que ese itinerario tendrá lugar "por lo ocurrido en estos últimos meses, el acercamiento entre dos países después de tanto tiempo de conflicto y frialdad".

"En las semanas pasadas, en el encuentro de Panamá, he notado yo también un clima nuevo representado también por el modo con el cual los dos presidentes se encontraron y se hablaron", dijo sobre la reunión de los presidentes Barack Obama y Raúl Castro en la Cumbre de las Américas.

"Evidentemente se trata de un proceso apenas iniciado, que tiene sus fragilidades porque después de tanto tiempo de incomunicación e incomprensión, no es fácil crear un clima de confianza y comprensión recíproca, que es la base para los pasos adelante diplomáticos", añadió.

Estableció que la visita del Papa pretende justamente animar el proceso de acercamiento de ambas partes, invitándolas a no tener miedo por lo que pudiera implicar.

Aceptó que cada encuentro implica un "cierto cambio", pero se necesita seguir adelante con confianza.