Corte china conmuta pena de muerte a mujer que mató a esposo abusivo

Una corte en China conmutó hoy la pena de muerte dictada contra una mujer condenada por asesinar a su esposo, después de que los jueces aceptaron que ella sufrió abuso sexual y físico por parte de él.

El Tribunal Popular Intermedio de Ziyang, en la occidental provincia de Sichuan, revisó este viernes la sentencia dictada contra Li Yan y ordenó una suspensión de dos años, aunque le retiró sus derechos políticos por el resto de su vida.

El caso de Li, de 44 años, ha sido descrito como un hito ya que indica un cambio de enfoque respecto a la violencia doméstica en el país, que garantizaría a ésta como factor de mitigación ante los tribunales penales.

La mujer fue condenada a muerte en 2011 por asesinar a su esposo y el Tribunal Supremo Popular en Beijing aprobó su condena en 2013, pero en junio del año pasado después de una protesta pública, anuló la sentencia y ordenó un nuevo juicio.

Su decisión llegó después de que se emitieron nuevas directrices sobre los casos de violencia doméstica, incluidas recomendaciones sobre la condena a las víctimas de agresión que cometen delitos en contra de su agresor.

En una carta contra su condena, dirigida a un juez de Apelaciones, Li describió cómo soportó violencia por parte de su esposo Tan Yong antes de que ella decidiera asesinarlo y cómo fueron ignoradas sus repetidas llamadas de auxilio.

Refirió que Yong la golpeaba con frecuencia, azotaba su cabeza contra la pared, apagaba cigarrillos en su piel e incluso, en un arranque de ira, cortó uno de sus dedos.

Precisó que una noche, en agosto de 2010, después de que su marido la golpeó gravemente, ella acudió a la policía y le tomaron fotografías de sus lesiones, pero no se tomó ninguna medida. Tampoco intervinieron otras instancias a las cuales recurrió.

"Me dijeron que sólo era una disputa familiar, pero él me trató de manera brutal. ¿Por qué eso no era violencia doméstica?", preguntó Li en su carta, en la que también relató el día en que ocurrió la muerte de su esposo.

Después de una discusión, la noche del 3 de noviembre de 2010, el marido borracho amenazó con dispararle, pero lo venció y le dio una patada, luego lo golpeó en la cabeza con el cañón de la pistola, matándolo accidentalmente.

Posteriormente desmembró su cuerpo y coció algunas partes de su cuerpo, pero pidió a un amigo reportar el asesinato que cometió a la policía.

El Tribunal de Ziyang confirmó este viernes el veredicto de asesinato pero decidió conmutar la sentencia de muerte, tras considerar la culpa de Yong y porque Li fue honesta durante la investigación, de acuerdo con reportes de la prensa local.

Se espera que la sentencia de muerte será conmutada por una pena de prisión, después de dos años de buen comportamiento.

"Este indulto podría resultar un veredicto histórico para futuros casos donde la violencia doméstica sea un factor atenuante. La justicia china ha enviado un mensaje claro para que los jueces no ignoren la violencia doméstica", estimó Amnistía Internacional.

Según una encuesta de 2011 de la Federación oficial de las Mujeres de China, una de cada cuatro mujeres en el país han experimentado abuso dentro del matrimonio.