Denuncian inacción de ONU pese a 10 mil niños muertos en Siria

Altos funcionarios de la ONU denunciaron hoy la conspicua inacción del Consejo de Seguridad para detener el conflicto en Siria, que ha causado la muerte de más de 220 mil personas, entre los que destacan 10 mil menores de edad.

En una sesión de alto nivel de la ONU, los propios miembros del Consejo de Seguridad de la ONU emitieron una declaración presidencial en que urgieron a las partes en conflicto en Siria a "que pongan fin inmediatamente a la violencia de todo tipo".

El llamado, sin embargo, no es legalmente vinculante ni tiene mecanismos para obligar a las partes a detener la violencia que en marzo pasado cumplió cuatro años, y que se ha convertido "en la mayor crisis humanitaria y situación de emergencia del mundo", según el propio Consejo de Seguridad.

La "gran alarma" expresada por el Consejo no se ha traducido en acciones que cambien la situación de los 12.2 millones de sirios que necesitan de ayuda humanitaria urgente para subsistir, ni de los 3.9 millones de refugiados en países vecinos.

La enviada especial de la Agencia de la ONU para los Refugiados (UNHCR), la actriz estadunidense Angelina Jolie, expresó en la sesión que pese a que el derecho internacional humanitario prohibe la tortura, la muerte por inanición y los ataques a escuelas y hospitales, todo esto sucede a diario en Siria.

"El Consejo de Seguridad tiene poderes para abordar estas amenazas a la paz y seguridad internacional, pero estos poderes siguen sin ser utilizados", afirmó.

Añadió que la ONU tiene la responsabilidad de proteger a civiles atrapados en conflictos cuando los propios gobierno son incapaces de hacerlo, tal como sucede en Siria.

"El problema no es falta de información. Sabemos de manera dolorosamente detallada lo que está sucediendo en Yarmouk (campo de refugiados), Alepo y Homs (ciudades). El problema es la falta de voluntad política", fustigó Jolie.

Por su parte, el alto comisionado de la UNHCR, Antonio Guterres, manifestó que ha disminuido la capacidad de las agencias de la ONU de entregar alimentos y asistencia a las personas que lo necesitan en Siria y en los países que han usado como refugio, lo que ha generado inquietantes dinámicas.

"Peligrosos mecanismos de supervivencia van al alza, con más familias forzadas a enviar a sus hijos a trabajar o a casar a sus hijas adolescentes. También hay informes de que los refugiados emplean el sexo de supervivencia para cubrir sus necesidades", advirtió Guterres.

Mientras tanto, la coordinadora de la ONU para asuntos humanitarios, Valerie Amos, sostuvo que pese a las resoluciones del Consejo de Seguridad para facilitar el acceso humanitario en Siria, el gobierno, los grupos armados y los terroristas siguen matando, violando, mutilando y torturando civiles.

La violencia, lamentó Amos, ha lanzado al país a "un nuevo fondo, que hubiera sido inimaginable apenas hace unos años". La comunidad internacional se ha desensibilizado respecto de la tragedia en ese país, consideró.

Amos recomendó al Consejo de Seguridad aprobar resoluciones que demanden un alto a los ataques a escuelas y hospitales, así como la negociación de "pausas humanitarias y días de tranquilidad".

Instó además al Consejo a que "garantice el cumplimiento de un embargo de armas" y a que apruebe sanciones dirigidas contra aquellos que violen el derecho internacional humanitario.

Amos recordó que pese a todo el esfuerzo que se haga en el frente humanitario, la solución a la crisis en Siria es mediante el diálogo político. "El tiempo, sin embargo, se está terminando para Siria", alertó.