Canal de Panamá a punto de concluir ampliación sigue sin competencia

A un año de finalizar la ampliación del Canal de Panamá iniciada en 2007, una de las preguntas más recurrentes para las autoridades es si la eventual ruta por Nicaragua será una real competencia.

"Aquí estamos haciendo las cosas, allá no", dijo a Notimex el administrador de la Autoridad del Canal de Panamá (ACP), Jorge Quijano, sobre la febril actividad de construcción para finalizar los trabajos de ampliación en un plazo de 12 meses.

"Tenemos 87 por ciento de avance en un canal ya expandido, en progreso y estamos hablando de uno (el de Nicaragua) que empezó apenas a construir dizque una carretera", dijo Quijano sin externar preocupación por el proyecto nicaragüense.

La ACP inició el 3 de septiembre de 2007, la primera ampliación de la ruta de 80 kilómetros -en la práctica un nuevo canal- desde que está vía fue inaugurada por Estados Unidos en 1914 en el punto más estrecho de América.

Con una inversión de cinco mil 250 millones de dólares, la expansión fue dividida en varios segmentos en los que destaca el diseño y construcción del tercer juego de esclusas.

El principal contrato -ganado por un consorcio formado por empresas españolas, italianas y panameñas- debió finalizar en octubre del año pasado, pero varios factores, entre ellos huelgas obreras y patronales postergaron la apertura del canal para el año próximo.

En paralelo, el gobierno de Nicaragua concesionó el año pasado al consorcio chino HKND Group la construcción de un canal en el país centroamericano, con una inversión estimada de 50 mil millones de dólares.

"Quién les ha dicho que están construyendo nada (...) qué han adelantado desde el 22 de diciembre (cuando empezó la construcción de una carretera temporal)", dijo Quijano, dudoso de las obras que se estarían realizando en Nicaragua para alcanzar el reto de unir por agua el Océano Pacífico y Atlántico a través de ese país.

El actual canal panameño tiene una longitud de 80 kilómetros, mientras que el nicaragüense tendría 280 kilómetros (105 de ellos por el Lago de Nicaragua).

Mientras la ampliación del Canal de Panamá requirió una inversión de cinco mil 250 millones de dólares, los proyectistas del Canal por Nicaragua planean gastar unos 50 mil millones de dólares.

"Acabo de venir de China y los constructores me dijeron que no hay ningún interés de ninguna empresa estatal, de ningún movimiento del Estado, de financiar ese proyecto", advirtió Quijano.

El administrador del Canal panameño señaló que para la inversión que planea hacer el consorcio HKND, "ellos tendrían que cobrar el doble de lo que nosotros cobramos por peaje".

"Quién se va a ir por allá: nadie", sentenció el ejecutivo de la principal empresa panameña que fue entregada por Estados Unidos a Panamá el 31 de diciembre de 1999 tras una administración de 85 años.

La ampliación del Canal de Panamá permitirá el tránsito de barcos con capacidad para transportar hasta 12 mil contenedores, tres veces más de los que caben en las naves usuarias de la actual ruta.

Según los estudios de la ACP, con el nuevo canal, Panamá podrá manejar 97 por ciento de la flota mundial de contenedores.

"Es 3.0 por ciento el que no va poder pasar. Por un 3.0 por ciento yo voy a hacer una inversión de 70 mil millones; no se paga", advirtió Quijano.

"Yo francamente hasta que no vea que se han empezado a hacer excavaciones -no una carretera-, y a hacer dragado no le pondría ningún tipo de valor real a ese impulso", enfatizó el ejecutivo.