Neil Diamond brilla en el Palacio en su debut en el DF

Con un gran abanico de músicos en el escenario, el cantautor estadunidense Neil Diamond brilló en su debut en la Ciudad de México, en donde ayudó a recordar viejos tiempos en una velada romántica en la que hasta cantó en español.

Fueron más de 20 melodías las que sonaron anoche en el Palacio de los Deportes, en donde 15,165 melómanos aplaudieron, cantaron y bailaron con el anfitrión, cifras de acuerdo con los organizadores.

"Vamos chicos, levántense para bailar conmigo, es nuestra noche" dijo el ganador del Grammy luego de interpretar algunas piezas iniciales como "I´m a believer", "Desiree" y "Love on the rocks", entre otras.

Fueron diversas baladas las que el también actor y productor neoyorkino interpretó tanto con su guitarra, como con la ayuda de un par de coristas y la proyección de videos en dos pantallas.

Pero fue con la canción en español "Allá en el rancho grande", con la que sorprendió a todos sus fanáticos, quienes llevaban en su mayoría playeras con su nombre.

"Muchas gracias, estoy muy emocionado por estar en la Ciudad de México", agradeció después de piezas como "In better days" y "Beautiful noise".

"Quiero cantar un tema en español, lo haré, no sé si les guste, pero espero que sí", añadió antes de ponerse unos lentes con graduación y de desdoblar una hoja blanca con la letra del tema clásico que llegó a cantar Jorge Negrete.

En medio de una ovación de pie, Diamond disfrutó este detalle que dio a sus fans mexicanos a quienes los invitó varias veces a cantar con él.

"Necesito su ayuda para esta otra", comentó antes de "Forever in blue jeans", "I am i said" y "Nothing but a heartache", tiempo en el que diversos aplausos sonaron tanto en las gradas y palcos, como en la pista en donde se instalaron cientos de sillas.

El músico, quien posee un Globo de Oro, no se cohibió para mover de vez en cuando su cuerpo para bailar con los temas de su reciente producción "Melody road", en este "show" que es parte de su "Neil Diamond tour 2015".

Otro momento que alegró a los fanáticos fue cuando sonó "Brooklyn roads", pues el cantante de 74 años exhibió algunas cintas de su infancia y juventud en las pantallas, con lo que recibió diversos halagos.

Antes de interpretar este éxito en el que también se mostró el Puente de Brooklyn, dijo que su padre "fue un hermoso hombre", quien capturó a su familia con una cámara de video que tenía.

Enseguida de una salida en falso, Neil regresó al entarimado para hacer sonar algunos de sus clásicos como "Cracklin` Rosie", "Sweet Caroline" y "America", por mencionar algunos, en donde se mostró una bandera mexicana y otra estadunidense digitalmente.

"óViva México!, gracias Ciudad de México" señaló antes de concluir con "Heartlight"; mientras un enorme diamante aparecía en las pantallas, el guitarrista salía del escenario, sin dejar de despedirse con la mano y de sonreír.