Red islamista desmembrada en Italia planeaba atacar El Vaticano

La red islamista desarticulada hoy en Italia con el arresto de 18 personas habría planeado atentados contra El Vaticano, dijo hoy un integrante de la División de Investigaciones Generales y Operaciones Especiales (DIGOS) de la policía de Estado.

En rueda de prensa en Cagliari, Cerdeña, Mario Carta, miembro de la DIGOS de Sassari, la ciudad en la que inició la investigación que terminó con las 18 detenciones, explicó que fueron encontrados "indicios" de que el grupo planeaba un atentado contra la Santa Sede.

"No existe la prueba definitiva, pero existe la sospecha", afirmó luego que esta mañana una nota de la policía informó de los 18 arrestos de la red fundamentalista, que tenía su base en esa isla.

Carta explicó que la sospecha de presuntos ataques contra la sede de la Iglesia católica se desprendió de varias "escuchas" telefónicas, mediante las cuales se comprobó la presencia en Italia de un terrorista suicida.

Añadió que aparentemente el grupo proyectaba atacar a El Vaticano ya desde 2010.

Previamente una nota de la policía explicó que los detenidos "pertenecían a una organización dedicada a actividades criminales trasnacionales que se inspiraba en Al-Qaeda y en otras formaciones radicales".

Dijo que la presunta célula terrorista tenía base en Cerdeña, predicaba la lucha armada contra Occidente y organizaba atentados en Pakistán.

En particular el grupo introducía ilegalmente a Italia a sus afiliados, de nacionalidad afgana o paquistaní, que en algunos casos eran enviados al norte de Europa.

Asimismo la red contaba con la complicidad de empresarios que en algunos casos les proporcionaban contratos de trabajo falsos para poder obtener las visas de ingreso, mientras en otros los inmigrantes pedían asilo político presentando documentación y testimonios también falsos.

Según la policía, entre los detenidos figuran "los autores de numerosos y sanguinarios actos de terrorismo y sabotaje en Pakistán", incluido el atentado en el mercado de Peshawar, en octubre de 2009, en el que murieron más de 100 personas.