La orquídea, el amor de los venezolanos comienza a florecer

A escaso un mes del inicio de la primavera, comenzó ya a aparecer en los campos y jardines del país la orquídea, llamada por el pueblo la "Flor de mayo", que es el símbolo venezolano desde hace 64 años.

La más preciada es la denominada Cattleya Moissiae en honor al inglés William Cattley, quien cultivó los primeros bulbos de esta hermosa planta en el año de 1818, a través de una especie que le enviaron desde Brasil.

"La Flor de mayo" se cultiva en casi todas las regiones del país por sociedades que la exhiben en vistosas exposiciones anuales.

Está presente en símbolos y billetes venezolanos y las autoridades procuran combatir el comercio clandestino de esta flor, de amplio abolengo.

La orquídea fue declarada el 23 de mayo de 1951 la flor nacional, luego que una comisión científica consideró los méritos para adornar el sentimiento venezolano.

Es difícil no ser tentado por su belleza y elegancia, por lo que sacarla de su hábitat natural puede ser objeto de persecución de parte de las autoridades.

Con el objeto de rescatar los valores de la nación, el Ministerio de Educación y Agricultura designó una comisión científica en 1951 para que asumiera la investigación y eligiera una flor para la identificación del país.

Los expertos, guiados por ciertos lineamientos y características, se inclinan por esta flor; la cual es nombrada un 23 de mayo de 1951 mediante un decreto oficial como la flor nacional de Venezuela.

Se conoce como "Flor de mayo", ya que es usada para adornar la Cruz de Mayo en los actos religiosos y festividades cívicas durante las tradicionales celebraciones del citado mes.

Fue descubierta en Venezuela en 1939, con innumerables especies con las mismas características de esta planta herbáceas perennes de la familia Orchidaceae, clase Liliopsida (monocotiledóneas), muy abundantes, con más de 600 géneros y 17 mil especies en el mundo.

En el país se encuentran entre dos mil a tres mil especies, de las cuales sólo una es la denominada Flor nacional de Venezuela.

El culto a la flor es de larga data. En el país existen en casi todos los estados Sociedades Orquideológicas dedicadas a su cultivo. Al año realizan exposiciones de sus cultivos de diversas especies de orquídeas, amparadas por la Sociedad Venezolana de Ciencias Naturales.

Pese a que es una flor oriunda de las costas de Sudamérica, se da naturalmente en las zonas montañosas húmedas de la región, adornando el paisaje natural, lo que contribuye un elemento de gran atractivo para el disfrute de los visitantes, quienes se ven tentados por su belleza a extraerla de su hábitat natural de manera clandestina.

Quien se atreva, de ser descubierto por las autoridades, dada la condición de la misma, es decomisada y la persona es detenida y sometida a interrogatorios.