Armenia recuerda a víctimas del genocidio durante Imperio Otomano

Armenia recuerda hoy el centenario del inicio de las masacres de armenios por los turcos otomanos, en medio de tensiones políticas debido a que la actual Turquía se niega a reconocer el genocidio.

La ceremonia central, a la que acudirán los presidente de Rusia, Vladimir Putin y de Francia, Francois Hollande, será en el monumento dedicado a las víctimas en las afueras de la capital, Ereván, reportó la agencia armenia de noticias ARKA.

Armenia asegura que más de 1.5 millones de personas murieron a manos de las tropas del entonces Imperio Otomano de 1915 a 1917, y la actual Turquía se niega a reconocer que esas matanzas hayan sido un genocidio.

Turquía se opone firmemente al uso del término genocidio para describir los asesinatos y la cuestión ha llevado a aumentar las tensiones diplomáticas entre Ankara y sus socios de Occidente.

Turquía reconoce que se cometieron atrocidades, pero argumenta que no hubo ningún intento sistemático de destruir al pueblo armenio cristiano, además muchos turcos musulmanes inocentes también murieron en la Primera Guerra Mundial.

Ankara niega tajantemente que pueda hablarse de un plan de exterminio y, por tanto, de genocidio, una definición con graves implicaciones legales al tratarse de un delito que no prescribe y que podría dar lugar a compensaciones económicas.

Un servicio conmemorativo se celebrará también en Turquía este viernes y el primer ministro turco, Ahmet Davutoglu, expresó que el país "comparte el dolor" de los armenios, pero reiteró la postura de Ankara.

El jueves la Iglesia Apostólica Armenia, considerada la más antigua del mundo, canonizó a las víctimas del genocidio durante un servicio religioso en la catedral de Echmiadzin.

Más de 60 delegaciones internacionales recordarán el 24 de abril de 2015 en Ereván a las víctimas del "primer genocidio del siglo XX", como calificó la masacre el Papa Francisco durante una misa oficiada en el Vaticano durante abril.

La noche del 24 de abril de hace 100 años doscientos intelectuales y religiosos armenios fueron arrestados y asesinados por las autoridades turcas en Estambul, la primera acción de una serie de crímenes cometidos contra esa población.

Armenia, que fue parte del Imperio Otomano, es una antigua república soviética, y está en un proceso de democratización y tiene sus raíces en una de las más antiguas civilizaciones del mundo.