Secretario de Cultura del DF destaca vínculo México-Argentina

El secretario de Cultura de la Ciudad de México, Eduardo Vázquez Martín, celebró hoy aquí la hermandad cultural que existe entre México y Argentina, al considerar que esta intensa relación ha enriquecido a América Latina.

"En 200 años de vida independiente, Argentina y México nunca han dejado de dialogar, de mirarse uno al otro, de cantarse y escribirse", afirmó el funcionario al participar en la inauguración de la 41 Feria Internacional del Libro (FIL) de Buenos Aires.

Recordó que en 1919, cuando murió Amado Nervo en Montevideo, barcos de Brasil, Uruguay, Venezuela, Cuba y Argentina se turnaron para llevar el cadáver del gran poeta modernista hasta el puerto de Veracruz.

"Fue un hecho sin precedentes, pocas veces se ha rendido a un poeta un homenaje parecido y de carácter continental, este episodio nos habla de la vocación que tiene nuestra lengua por configurar una geografía paralela a la de las vicisitudes de cada nación", dijo.

Vázquez Martín consideró que "más allá de nuestros acentos y nuestras particularidades, los latinoamericanos compartimos una cierta sensibilidad, un amor a nuestra lengua franca, que nos permite honrar entre todos a Nervo", o "sentir que todos somos hijos de un tal Pedro Páramo".

Como ejemplo de la riqueza de las palabras compartidas, citó la fuerte relación que existió entre el mexicano Alfonso Reyes y el argentino Jorge Luis Borges, quienes forjaron una amistad que derivó en una extensa red de afinidades y lecturas.

"No hay que olvidar que Reyes fue embajador mexicano en estas tierras y eso le permitió establecer nexos duraderos... mucho antes de que Borges se volviera tan popular en todo el continente, los cuentos del autor de Ficciones eran celebrados por escritores mexicanos", rememoró.

También afirmó que escritores argentinos como Eduardo Mallea, Adolfo Bioy Casares, Manuel Mujica Laynez, Francisco Luis Bernárdez, Rodolfo Walsh, dialogan con los mexicanos Martín Luis Guzmán, Mariano Azuela, José Revueltas y Juan Rulfo.

"Hace años, Juan Villoro nos hablaba de un narrador argentino, Ricardo Piglia. Hoy ambos son voces que dialogan constantemente en las páginas de la literatura escrita en español", agregó.

El secretario retomó la labor de Arnaldo Orfila en el Fondo de Cultura Económica y en la creación de la editorial Siglo XXI, ya que así "estableció una historia del libro paralela entre ambas naciones".

Además, recordó la importancia cultural que tuvo para México el exilio provocado por la dictadura argentina de la década de 1970.

"Entre los argentinos y los mexicanos surgió, en estas décadas de exilio y convivencia, incluso una forma cariñosa de referirse a los primeros: los argenmex, que ya no son ni de un lado ni del otro, sino de ambos, y suspiran por un buen asado cuando están en la Ciudad de México, así como extrañan el tequila y los tacos cuando están en Buenos Aires", dijo.

Al celebrar que la capital mexicana sea la invitada de honor de la FIL de Buenos Aires, la calificó como una "ciudad de libertades, ciudad refugio, de diversidad, de cultura, urbe y lago, de dimensiones inabarcables, ciudad que se construye, reconstruye y reinventa todos los días".