Con la muerte de Sixto Valencia pierdo a mi maestro: "Kemchs"

Arturo Kemchs Dávila (Ciudad de México, 1958), uno de los más destacados caricaturista e historietista del México de hoy, quien firma sus obras como "Kemchs", lamentó el deceso de su amigo, colega y maestro Sixto Valencia Burgos (1934-2015), quien dejó de existir este jueves.

"Lo conozco desde siempre, muchos años antes de que estuviera yo dentro del quehacer del caricaturista profesional. Durante un buen tiempo fue mi maestro directo, porque la relación fue muy estrecha y hoy, su muerte y ausencia me duele mucho, porque como la gran persona que fue, sirvió de guía a la generación de caricaturistas a la que pertenezco", comentó.

Entrevistado por Notimex en el umbral de la capilla fúnebre donde esta tarde son velados los restos de Sixto Valencia, "Kemchs" subrayó que debido a la perturbación generada por la noticia "que aún no puedo digerir", no tiene en mente la fecha exacta del primer acercamiento que ambos tuvieron, "pero desde ese día no dejamos de vernos".

Sin embargo, recordó que el tiempo cuando él fungió como presidente de la Sociedad Mexicana de Caricaturistas, "fue un tiempo de contacto enorme con mi maestro Sixto; y en toda exposición, o cualquier tipo de actividades de o en torno a los caricaturistas asociados, estuvimos juntos, remando hombro con hombro".

"Kemchs", destacado caricaturista, ilustrador, historietista, pintor e investigadorm cuenta con 35 libros de su autoría y además de haber sido presidente de la Sociedad Mexicana de Caricaturistas y director del Museo de la Caricatura de la Ciudad de México, actualmente tiene a su cargo la presidencia de la Unión Iberoamericana de Humoristas Gráficos.

Con publicaciones en los diarios "El Universal", "Ovaciones", "Unomásuno", "Novedades", "El Gráfico" y revista "Siempre!", entre otros medios de comunicación, recordó que "cuando presidí la Sociedad Mexicana de Caricaturistas, el maestro andaba conmigo por todos lados, y una vez terminado mi periodo, vimos que la amistad se había agigantado".

Antes, en sus años de infancia, el entrevistado leía con singular avidez la historieta que más fama dio a Sixto Valencia, "Memín Pinguín". "Cada semana iba yo por mi ejemplar sin imaginar siquiera que algún día conocería en persona al creador de ese personaje, y menos aún que llegáramos a ser los amigos cercanos que llegamos a ser", dijo.

Lector durante su niñez y juventud de las espléndidamente revistas del dibujante nacido en el Estado de Hidalgo, "Kemchs" ponderó el enorme trabajo que Valencia realizó desde mediados del siglo XX. Por eso, dijo guardar en su corazón "el último abrazo que nos dimos, en la Feria Internacional del Libro (FIL) de Guadalajara, en noviembre pasado".