Triplicará UE fondos para operación de vigilancia del Mediterráneo

La Unión Europea (UE) triplicará el presupuesto de la operación Tritón en el mar Mediterráneo y preparará una misión militar para desarticular las redes de traficantes de inmigrantes que operan en el norte de África.

El anuncio fue realizado por el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, durante una cumbre extraordinaria convocada en respuesta a la serie de naufragios que, en lo que va del año, causó ya la muerte de más de mil 750 personas que intentaban llegar a las costas europeas.

Tritón, a la que contribuyen 21 países, tiene un presupuesto de 18 mil 250 millones de euros (unos 19 mil 753 millones de dólares) para este año y cuenta con 65 oficiales, cuatro aviones, un helicóptero, cuatro buques militares, y un barco y dos buques de patrulla costera.

Varios de los Veintiocho se comprometieron a enviar más equipos para aumentar la capacidad de la operación, actualmente restringida a 30 millas de las costas de Italia y de Malta.

Sin embargo, su mandato continuará limitado a la vigilancia de las fronteras marítimas, pese la insistencia de las organizaciones internacionales para que incluya la misión de búsqueda y rescate de embarcaciones en riesgo.

Por otra parte, el Servicio de Acción Exterior de la UE alistará la ofensiva europea contra las redes de traficantes de inmigrantes, que implicará la investigación de su forma de operar, la identificación de sus embarcaciones y su destrucción.

Según el presidente francés François Hollande, dicha operación requiere un mandato del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, por lo que aún puede tardar en salir del papel.

Respecto a la capacidad de acogida de refugiados y asilados en la UE, los líderes europeos acordaron implementar un "proyecto piloto" de asentamiento de cinco mil personas.

El reparto de los inmigrantes entre los Veintiocho, que genera mucha discrepancia, será tratado más adelante, explicó Hollande.

"Nadie puede obligar a otro país miembro a acoger" inmigrantes, dijo el primer ministro italiano Matteo Renzi, al comentar las declaraciones de su similar británico David Cameron, de que los rescatados en el Mediterráneo deben ser transportados a Italia.

"Me consuela que muchos han dicho estar dispuestos a dar la mano", añadió Renzi, quien calificó las decisiones de la cumbre como "un paso adelante", que "prueba que Europa no vuelve la cara" ante el problema.

La UE invitará la Unión Africana a una cumbre especial sobre inmigración en Malta, en los próximos meses, para estudiar cómo estrechar su cooperación en materia de desarrollo y de control de fronteras, a fin de evitar que sus poblaciones se aventuren en la migración ilegal.