Indaga Horacio Garduño en las posibilidades que ofrece el destino

La ópera prima literaria del guionista Horacio Garduño, "Cuando te vuelvas real", busca, mediante un planteamiento existencialista, generar en el lector una reflexión que le permita despojarse de los estereotipos de las sociedades consumistas.

En la historia, Garduño narra la historia idílica de Martín y Fabiana y bajo la premisa de la ideología china Yuanfen, relacionada con el budismo, que postula la predeterminación existencial entre dos seres, crea escenarios pasados y futuros, que interactúan para cuestionar la posibilidad de culminar en par.

Sobre su trabajo, Garduño señaló a Notimex que la inspiración para construir esta historia nació tras una de las charlas que el historiador Enrique Krauze y la periodista Carmen Aristegui sostuvieron en torno a Francisco I. Madero (1873-1913) y su ideología.

Garduño se vio motivado por el "sueño" de Madero para construir su texto. Una historia que narra el sueño de dos amantes por encontrarse, aunque ellos mismos desconocen que se han topado desde antes de nacer y que se enamoraron estando en el vientre de sus madres.

A lo largo de la novela, el autor invita al lector a descifrar su principal interrogante: ¿llegará el día en el que el destino reuna a Martin y Fabiana para siempre?.

Se vale de elementos que han sido fundamentales en su trabajo como guionista, la estructuración de tres actos con un punto intermedio, pero convertidos en prosa y la creación de personajes con una meta fundamental, por más estáticos que puedan resultar en ciertos momentos de la trama literaria.

Al respecto, destacó que el proceso de escritura de la novela no le trajo grandes problemas, fue un camino de completa libertad creativa, una exploración hacia la improvisación literaria y una experiencia liberadora.

De tal manera que finalizar las 236 páginas de su novela le tomó solamente seis meses y su publicación le resultó una "subrealidad", consideró.

El escritor buscó estructurar una historia accesible para todo público, "un intermedio entre lo muy culto y lo muy comercial, de modo que si te fijas hay mucha dinámica, muchas imágenes en la historia que se lee sin parar, con mucha agilidad", resaltó.

En su opinión, leer este libro es como ir a un concierto o a una función cinematográfica. "Creo que la literatura, con lo intimista que puede ser, también puede conseguir este tipo de experiencias intensas", señaló.

Sobre las influencias que lo llevaron a saltar a la novela, aseguró que es admirador de Carlos Fuentes (1928-2012), quien lo inspiró a temprana edad con su novela "Aura" (1962); y José Emilio Pacheco (1939-2014) y su "Morirás lejos" (1967) es otra de las grandes influencias que Garduño ha tenido para la realización de su trabajo.

La escritora india Arundhati Roy (1961) y su libro el "El Dios de las pequeñas cosas" (1997), se suman a las fuentes de inspiración para el trabajo de Garduño quien, adelantó, ya terminó su siguiente trabajo novelístico.

El proceso, confió, fue muy similar al de su ópera prima, "me surgió la idea y no pude parar hasta terminar de escribirla".

"Estoy emocionado por este segundo texto, que podría interpretarse como una continuación de 'Cuando te vuelvas real', sobre todo por los elementos comunes que mantienen ambas piezas", acotó.

Aunque aún no hay nada concreto, dijo confiar en su historia y en la probabilidad de una buena acogida por parte del lector, además de que dejó entrever la posibilidad de que se convierta en una trilogía.