Senado analiza caso de niño de origen mexicano sustraído del país

El Senado de la República analizará el caso del niño de origen mexicano Andreas Emilio Gálvez Mlynarsky, quien fue sustraído en forma ilegal de su hogar y llevado a Francia, donde se ha negado cualquier derecho al padre del menor.

En la sesión de este jueves, la senadora Adriana Dávila propondrá al pleno un punto de acuerdo donde se exhorta a la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) a atender y acompañar dicho caso de sustracción y retención ilícita de este menor de cuatro años de edad.

La presidenta de la Comisión contra la Trata de Personas del Senado expone las irregularidades en el caso de Andreas Emilio, hijo de una ciudadana polaca y un mexicano, que a su temprana edad ha visitado en forma reiterada juzgados y cortes, sin que hasta el momento haya intervenido la cancillería mexicana.

Conforme a la Ley General de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes, en estos casos se debe acudir a la autoridad central, que es la SRE, según lo establece la Convención Sobre los Aspectos Civiles de la Sustracción Internacional de Menores y la Convención Interamericana Sobre Restitución de Menores.

"El menor Andreas, a su temprana edad, ha visitado de forma reiterada juzgados y cortes, sin que hasta el momento haya obtenido el goce pleno de su derecho a vivir en familia y tener rasgos de identidad, pues ha sido trasladado furtivamente por su madre de un país a otro", señala el punto de acuerdo.

En la Gaceta Parlamentaria del Senado se indica que el calvario del niño comienza desde su nacimiento, cuando el padre de Andreas demanda el reconocimiento de paternidad ante una corte texana, ya que Estados Unidos es el país de origen de Andreas.

En 2011, su madre, so pretexto de la expiración de la visa y con pleno proceso sobre la custodia, lo sustrae sin el consentimiento del padre, lo traslada a Europa y lo oculta en ciudades como Córcega y París, Francia, así como en lugares del protectorado francés, como St. Batres, sin mantener ninguna comunicación con su padre.

En consecuencia, el padre levantó una denuncia en París y el gobierno francés le negó la devolución del niño, sin tomar en cuenta la sentencia en la que se reconoce su paternidad y, en consecuencia, niega la existencia de sustracción, por lo que falla a favor de la madre de Andreas y permite un régimen de visitas controladas al padre.

La senadora panista Adriana Dávila Fernández expuso que actualmente existen varios procedimientos de fondo pendientes por resolver, entre ellos una queja presentada ante la Comisión Nacional de los Derechos Humanos.

Esa queja está sustentada en la falta de actuación y acompañamiento de los servicios consulares a favor del mismo Andreas Emilio y su padre, ambos de origen mexicano.

Se subraya en el punto de acuerdo que la cancillería mexicana ha sido omisa respecto al pronunciamiento y la defensa de un mexicano sobre la sustracción internacional de un menor de edad de origen mexicano, ante una sentencia jurisdiccional.

Ante ello, se propone exhortar a la SRE a que instrumente y ejecute el mandato previsto en la Ley General de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes para que funja como verdadera autoridad central que proteja derechos de menores mexicanos y que por alguna razón hayan sido sustraídos o retenidos ilícitamente en el extranjero.

Asimismo, se exhorta a la misma dependencia a enviar al Senado un informe estadístico y de acompañamiento sobre los casos de retención y sustracción ilícita, tanto de aquellos menores de edad que tienen como residencia habitual México, como de los que se solicita su restitución por un Estado extranjero.