Marchan en Sudáfrica para exigir alto a xenofobia contra inmigrantes

Miles de personas marcharon hoy por el centro de la ciudad sudafricana de Johannesburgo para exigir alto a la violencia xenófoba contra inmigrantes de países vecinos, que ha cobrada la vida de al menos siete extranjeros en las últimas semanas.

Al grito de "¡África Unidad!" y "Alto a la xenofobia", unas 30 mil personas, muchos de ellos inmigrantes, recorrieron por varias calles de la ciudad más grande de Sudáfrica, para expresar su rechazó a los ataques recientes contra los inmigrantes en Johannerburgo y Durban.

Muchos comercios propiedad de inmigrantes africanos y asiáticos han sido saqueados y quemados desde principios de este mes por multitudes, muchos de ellos desempleados sudafricanos, que acusan a los extranjeros de robarles sus puestos de trabajo y oportunidades.

Al menos seis extranjeros, entre ellos un adolescente de 14 años, han muerto y unos cinco mil más han sido desplazados en las últimas tres semanas, por los ataques a comercios y otros actos de violencia contra inmigrantes en diversas zonas de Jonanesburgo y Durban.

Desde muy temprano, decenas de personas se reunieron en los alrededores del Parque Peter Roos, en el distrito de Parktown, de Johannesburgo, para participar en la manifestación contra el flagelo de la xenofobia, según reporte de la cadena informativa SABC.

Durante el recorrido, la multitud, entre los que se encontraban muchos niños, cantó, silbó o tocó tambores para llamar la atención de los transeúntes, a quienes invitaban a unirse a su consigna en favor de una "África Unida".

"Derrotaremos la xenofobia como derrotamos al Apartheid", afirmó David Makhura, primer ministro de la provincia de Gauteng, donde se ubica Johannesburgo, a la multitud en un discurso al fin del recorrido haciendo referencia al régimen de segregación racial del siglo pasado.

Durante la marcha, algunos manifestantes cantaron la triste canción , "Senzenina" (¿Qué hemos hecho?), que era popular en los funerales de activistas antiapartheid durante gobierno de minoría blanca que gobernó en Sudáfrica entre 1948 y 1992.

"Madiba debe estar revolviéndose en su tumba", indicó un residente de Johannesburgo, en referencia al fallecido presidente Nelson Mandela, icono del apartheid, quien dedicó su vida a favor de la libertad e igualdad entre las diferentes razas.

Adria Kayitare, un inmigrante de Ruanda que ha vivido en Sudáfrica durante nueve años, dijo que se unió a la marcha porque creía que enviaría un mensaje fuerte a los sudafricanos que participaron en la violencia y el saqueo de tiendas propiedad de inmigrantes.

"Por lo menos la gente verá que no todo el mundo es xenófobo", dijo.

Una manifestación similar anti-xenófoba también se llevó cabo en la ciudad costera de Port Elizabeth, donde los manifestantes abogaron por que el espíritu de Mandela, quien llevó al país a la libertad, ayude a traer la unidad a Súdafrica de nuevo.