Funerales en Malta de 24 de los inmigrantes muertos en el Mediterráneo

Malta celebró hoy los funerales de 24 de las cerca de 800 víctimas estimadas en el peor naufragio de un barco de inmigrantes ocurrido hace cuatro días en aguas del Canal de Sicilia, en el mar Mediterráneo.

Los féretros de los 24 migrantes, cuyos cuerpos pudieron ser recuperados, se alineaban sobre una alfombra roja, en la improvisada capilla ardiente instalada cerca de la morgue del hospital público Mater Dei.

El obispo de la isla de Gozo, monseñor Mario Grech, y el imán de la comunidad musulmana, Mohamed el Sadi, presidieron la ceremonia durante al cual leyeron pasajes de la Biblia y el Corán y también recordaron a las víctimas cuyos cuerpos aún no han podido ser encontrados.

"No conocemos sus nombres, sus vidas, sólo sabemos que intentaban escapar de una situación desesperada para encontrar la libertad y una vida mejor", dijo Grech.

El obispo rogó a Dios iluminar a los que se enfrentan "a la difícil tarea" de proponer soluciones para esa "compleja situación", el mismo día en que dirigentes de la Unión Europea celebrarán en Bruselas una cumbre para hallar la manera de salvar la vida de inmigrantes.

A la ceremonia fúnebre asistieron los principales responsables de Malta, el comisario europeo de Inmigración, Dimitris Avramopoulos, el ministro italiano del Interior, Angelino Alfano y el ministro griego de Solidaridad, Theano Fotio.

Tras el servicio religioso, un grupo de soldados condujo en hilera los féretros, por un camino salpicado de ramos de flores, hasta el cementerio de los Dolores en la capital maltesa.

En la madrugada del domingo pasado, un barco con casi 800 migrantes a bordo se hundió en aguas del Canal de Sicilia cuando viajaban con destino a Italia, antes de que pudiera intervenir la tripulación de un carguero portugués que acudió a rescatarlos.

Los equipos de rescate sólo pudieron salvar a 28 personas, que fueron trasladadas a Italia, además encontró los cuerpos de 24 personas -20 hombres y cuatro adolescentes-.