Líder europeo rebaja expectativas respecto a cumbre UE sobre migración

El problema de la inmigración ilegal en el mar Mediterráneo "no será solucionado hoy", durante la cumbre extraordinaria que los gobernantes de la Unión Europea (UE) celebran aquí, advirtió el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk.

Al llegar a la cita, Tusk dijo: "No podemos solucionar el problema hoy, porque las causas no son Europa. Son la guerra, la inestabilidad, la pobreza".

Defendió el refuerzo de la cooperación europea con los principales países de origen y tránsito de inmigrantes ilegales, con el fin de ofrecer alternativas a las poblaciones locales y "desanimar a la gente a arriesgar sus vidas" para llegar a la UE.

"Salvar la vida de personas inocentes es nuestra prioridad, pero eso pasa por prevenir los flujos ilegales de inmigración", argumentó.

A corto plazo, el líder europeo defendió la idea de una ofensiva contra las redes de traficantes que operan en el norte de África, principalmente en Libia.

"La mejor manera de prevenir que las personas se ahoguen es evitar que monten en las embarcaciones. Tenemos que romper las redes (de tráfico) y sus modelos de negocio", abogó.

Tusk también anticipó que la discusión entre los Veintiocho será dura en materia de capacidad de acogida de refugiados y asilados.

"Es una discusión sobre la disposición de sacrificar intereses nacionales en beneficio del bien común, y eso siempre es delicado", dijo.