Feliz Tatiana Huezo con la presentación de "Ausencias" en Suiza

La realizadora Tatiana Huezo se mostró feliz y muy satisfecha por la presentación del cortometraje mexicano "Ausencias" ante el exigente público del festival internacional de cine Visions du Réel, que se lleva a cabo en esta pintoresca ciudad suiza.

En el estreno del documental "Ausencias" la acogida del público "fue muy grata, muy cariñosa, empatizan mucho con la historia", dijo Huezo en entrevista con Notimex.

La cinta "es una pieza muy pequeña de veinte y pocos minutos, muy sencilla, es un retrato íntimo (...) 'Ausencias' es una de esas películas que tienen un fondo duro, esas en las que después de verlas queda un silencio en la sala y ese fue el caso, hubo un profundo silencio", describió Huezo.

La cinta recibió muy buenas críticas, comentarios y despertó el interés del público conocedor que asiste a uno de los festivales de cine especializado más importante de Europa.

El documental de la realizadora de doble nacionalidad mexicana-salvadoreña, pero quien por cierto se asume como mexicana, narra el caso y el drama que vive en solitario Lulú.

La protagonista de "Ausencias" es una madre y esposa que queda "con un agujero en el alma" después de la desaparición de su esposo y de su hijo Brandon, de ocho años, en Saltillo, Coahuila.

"Yo no hice este documental para ser portavoz de la violencia en México -aclaró Huezo- como artista trabajo sobre el tiempo que vivimos, el tiempo que habito, que me afecta y que me duele".

Huezo no es una nueva cara en el festival de Nyon. Para la talentosa realizadora, "este festival va a ser importante para toda mi vida porque yo llegué aquí en 2011 con mi primera película 'El Lugar más Pequeño'".

Un proyecto que le llevó cuatro años y que "para gran sorpresa ganó el gran premio".

"Era lo que yo menos me esperaba que una peli tan pequeña, tan latinoamericana, ganara el Gran Premio del festival", dijo orgullosa Huezo, reconociendo que Visions du Réel marcó su carrera y se convirtió en un trampolín para su trabajo cinematográfico.

En "Ausencias" Huezo le da voz a Lulú. Su voz refleja "el alma, el corazón roto de una madre que vive intensamente esta tragedia".

En la concepción del corto, "quise alejarme a toda costa de varias cosas, principalmente de las cifras, los números, las estadísticas y las teorías", explicó.

"Para mí era importante centrarme en lo humano, en lo que transmite, en su voz, su agotamiento. Lulú no descansa nunca, está agotada su cabeza, está agotado su corazón, su alma, de esperar, de luchar, es un abismo interminable en el que vive", relató.

"La voz de Lulú tiene algo que está muerto, eso me revolvía, me inquietaba mucho, la voz es una ventana para asomarse al alma, y la voz de Lulú no es catártica, ni te enfurece, ni te reconcilia", abundó la artista.

A partir de la voz de la protagonista, que vive "en un limbo de interminable espera y soledad", Huezo construyó a nivel simbólico su espacio.

"La voz me llevó a la construcción visual de su casa, de su espacio que es una metáfora, una casa llena de grietas y agujeros, de paredes que se caen a pedazos, una casa vacía", esbozó la artista.

Además del cortometraje "Ausencias", también compiten en el festival "Nyon Icaros" (producción México-Francia), "Casa Blanca" (producción México-Polonia), y en la categoría Nueva Mirada "Parque Lenin", (producción mexicana) y "Atl Tlachinolli" (producción México-Alemania).