Presidente de Afganistán visita a familiares de víctimas en Jalalabad

El presidente de Afganistán, Ashraf Ghani, y el primer ministro, Abdullah Abdullah, además de otros líderes afganos visitaron Jalalabad, para dar el pésame a las familias de las víctimas del atentado de la semana pasada, ejecutado por el Estado Islámico.

En rueda de prensa, Abdullah dijo que la reciente explosión no fue sólo una tragedia para Jalalabad, sino para todo Afganistán y señaló que las fuerzas de seguridad investigan el ataque.

Por su parte, Ghani advirtió que Afganistán no va a sucumbir a la violencia y acusó a los yihadistas de ser "enemigos de la patria", reportó el canal afgano de noticias Tolo News.

"Nuestra resolución es mantener al país seguro. Todos queremos la paz" y vamos a encontrar a los culpables del ataque suicida, que dejó 34 muertos y un centenar de heridos el sábado pasado en Jalalabad, capital de la provincia de Nangarhar, en el oriente de Afganistán.

El grupo yihadista Estado Islámico (EI) ha reivindicado el atentado suicida, lo que supone el primer ataque de este grupo en suelo afgano y el inicio en el país de "un nuevo tipo de guerra".

Por otra parte, al menos 15 personas murieron, entre ellos nueve guardias de seguridad y seis civiles, en dos ataques por separado registrados en Afganistán, ambos atentados reivindicados por los talibanes, reportaron este jueves las autoridades locales.

En el primer hecho, un puesto de control en la provincia nororiental de Badghis, una de las más peligrosas de Afganistán, fue atacado por un comando del Talibán, señaló Mirwais Mirzakwal, portavoz del gobernador.

En el sudoeste, al menos seis civiles murieron cuando el vehículo en el cual viajaban golpeó una mina plantada en el camino, indicó el portavoz del gobernador de la provincia de Nimruz, que comparte frontera con Irán.