Pedro Armendáriz Jr. recibe homenaje en la Cineteca Nacional

Como un hombre generoso, divertido y comprometido tanto con su familia como con el quehacer cinematográfico calificaron al actor Pedro Arizmendáriz Jr. (1940-2011) el actor Jesús Ochoa, el cineasta Luis Estrada y el político y académico José Woldenberg.

En el marco del 75 aniversario del natalicio de Arizmendáriz Jr. se desarrolló una mesa redonda en la Cineteca Nacional, como preámbulo del programa que le rinde homenaje e incluye un ciclo de cine compuesto de nueve películas significativas en la carrera fílmica del actor y una exposición.

En el acto el director de la Cineteca, Alejandro Pelayo, dio lectura al texto que Rafael Tovar y de Teresa, titular del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta), envió para la ocasión.

De acuerdo con Tovar y de Teresa, "Pedro Arizmendáriz Jr. está en las películas que marcaron a una generación, de la mano de directores que hablaban su mismo lenguaje generacional, pero también caminando junto a los más jóvenes que acudían a él con mucha frecuencia".

A través de su texto, comentó que hablar con el homenajeado era un gran placer, toda vez que fue un conversador desenfadado, lleno de expresiones fáciles y directas.

"No estaba en sus genes darle de vueltas al asunto y soltaba sin reparos la idea que le giraba en la cabeza, la risa franca, la mirada atenta y desaprobación redonda, si era el caso".

Además, indicó, "Pedro demostró con hechos, y no sólo con las 140 películas que forman parte de su larga trayectoria, que la seriedad ante el trabajo no está reñida con la generosidad, el compañerismo y la solidaridad".

Tras mencionar que poco se sabe que para dedicarse a la actuación su padre le condicionó que primero tenía que terminar una carrera, Tovar y de Teresa sostuvo: "los actores como Pedro Armendáriz no se casan ni se retiran, se quedan para siempre en las salas de cine, se nos quedan mirando cuando se apagan las luces y comienza la función".

Al tomar la palabra, José Woldenberg puntualizó que Pedro Armendáriz Jr. fue "un actor profesional, dedicado, comprometido, versátil, que conforme pasó el tiempo refinó sus formulas, capacidades, expresiones y expandió el gusto por un quehacer que se sentía como pez en el agua".

"Su compromiso con el cine hizo que en su calidad de presidente de la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas de México, entre 2006-2010, pugnara por la necesidad de un trato justo por parte de los distribuidores y exhibidores del cine nacional", anotó.

Woldenberg destacó que comprometido con su quehacer buscó "construir una industria sólida, con políticas de fomento y apoyo, incluso planteó formulas para resucitar a una actividad casi agonizante".

En su oportunidad, Luis Estrada señaló que hablar de "Petrovich" o del "Tío Pedro", como apodaban a Pedro, "es hacerlo en términos elogiosos y con bastante sentimiento, porque fue mi actor favorito y uno de mis seres cercanos favoritos (...) hoy él es una leyenda".

Comentó que él nunca dejó de ser arquitecto, profesión de la cual se licenció, ya que "al construir ideas y ver su entorno y la realidad siempre tenía el punto de vista del arquitecto".

Convencido de que el cine mexicano le debe mucho a Pedro Armendáriz, Estrada, quien hizo al lado del actor cinco películas, indicó que "más allá de sus 150 películas, más sus obras de teatro y telenovelas, lo mejor fue tenerlo de cerca, porque fue una persona lúdica y sabía, con una visión única y particular sobre el cine y la vida, cualidad que le gustaba compartir".

En lo profesional, dijo que "uno puede pensar y recorrer la historia del cine mexicano a través de la trayectoria de Pedro, quien fue el vaso comunicante en el cine de la edad de oro y la generación a la que yo pertenezco".

Jesús Ochoa, "Chuy" como lo llamaba Pedro, habló de su amistad con el homenajeado y de cómo San Sebastián se rindió a sus pies en 2007, cuando le entregaron el Premio del Combustible durante su festival.

De igual manera hizo referencia a las interminables charlas que sostenía sobre cine durante sus giras y de su peculiar manera de salir a flote cuando la situación lo apremiaba.

Por su parte, Federica Armendáriz, hija del homenajeado, agradeció a todos quienes han hecho posible esta conmemoración, así como al Conaculta, al Instituto Mexicano de Cinematografía (Imcine), a la Cineteca Nacional y a la Academia Mexicana de Artes y Ciencias Cinematográficas (AMACC).

"Lo mejor de todo esto es que tengo la oportunidad de ver a sus amigos y que me cuenten cosas de él, es una cosa padrísima y para mí mi papá es de las cosas más grandes del mundo, del universo", expresó con gran emoción.

Previo a la ponencia se proyectaron dos videos, uno sobre la trayectoria fílmica de Armendáriz Jr. y otro con apreciaciones de importantes personalidades que lo conocieron.

Entre ellos el productor y director de cine Alfonso Cuarón, el ex director del Festival Internacional de Cine de San Sebastián, Diego Galán, y el director, guionista y productor de cine Felipe Cazals.

Como parte de este acto inaugural se proyectó "La pasión según Berenice" (1977), de Jaime Humberto Hermosillo, quien presentó su cinta, en la que Armendáriz interpretó a "Rodrigo", un hombre que se enamora de una viuda que vive con su madrina "Doña Josefina", una anciana usurera. La situación dará inicio a un juego pasional donde el que se enamora pierde.

El ciclo de cine, que del 22 al 30 de abril, exhibirá nueve títulos de la amplia filmografía del homenajeado, se complementa con la exposición "Celebrando 75 años: Pedro Armendáriz Jr.", compuesta por stills, carteles y fotografías que dan cuenta de la carrera actoral y la gran capacidad de este histrión.