Expertos preparan nuevo estudio del Cráter de Chicxulub, Yucatán

En exactamente un año arrancará la "Expedición 364, Cráter de Chicxulub. Tras los Secretos de la Evolución de la Vida", el estudio más ambicioso que se ha realizado hasta este momento, indicó Mario Rebolledo-Vieyra.

El especialista de la Unidad de Ciencias del Agua del Centro de Investigación Científica de Yucatán (CICY) refirió que esto será posible con una inversión de 10 millones de dólares, procedentes de organismos internacionales de investigación científica.

Oceanólogo con maestría en sismología, doctorado y postdoctorado en geofísica, Rebolledo-Vieyra puntualizó que el más reciente estudio con la inversión más importante fue de dos millones de dólares y fue a principios de la actual década.

El científico mexicano impartió esta noche una conferencia en el marco del Día Internacional de la Madre Tierra en el planetario de Cancún. Se trató de una ponencia con el resultado del trabajo en el que participaron especialistas del CICY.

En su ponencia, destacó que el sistema de ríos subterráneos más grande del mundo se encuentra en la Península de Yucatán, pero no es el de Tulum, como se menciona en algunas investigaciones, sino el que se formó por el meteorito que impactó en la zona de Chicxulub, Yucatán.

En cuanto al proyecto, refirió que durante 50 o 55 días una embarcación sustraerá del fondo marino rocas del lugar preciso donde se cree impactó el meteorito y que todo ese material se enviará a Alemania para sus estudios y que los primeros resultados se darán a conocer en la primavera de 2017.

Explicó que la invitación es abierta a participar, que ya se tiene un grupo de 35 personas directamente involucradas pero que en el barco sólo podrán estar a bordo hasta 13 investigadores.

Indicó que con este estudio se concluyen investigaciones desarrolladas en varias etapas iniciadas por lo menos hace 25 años, y hasta hace una década comenzó a tomar forma esta expedición, con una toma de líneas sísmicas.

Añadió que hace tres años les autorizaron el proyecto, se contaba con los recursos pero que por cuestiones burocráticas y de tipo ambiental se retrasó hasta que se determinó comenzar en 2016.

"Nos llevó 10 años desde el primer estudio pero estamos hablando de 25 años de investigaciones hasta llegar a este momento", puntualizó.

Agregó que en 2012 se hizo la última perforación, en la zona de Yaxcopoil, a unos 20 kilómetros al noroeste de Puerto Progreso, en la costa del estado de Yucatán.