Empresarios chilenos sospechosos de financiar a políticos dejan cárcel

Los empresarios chilenos Carlos Alberto Délano y Carlos Eugenio Lavín, sospechosos de financiamiento ilegal a políticos, salieron hoy de la cárcel tras 46 días de detención preventiva para someterse a un arresto domiciliario.

La decisión fue adoptada por el titular del Octavo Juzgado de Garantía de Santiago, Daniel Aravena, tras cerca de siete horas de audiencia y considerando la buena conducta anterior de ambos empresarios, del grupo financiero Penta.

Délano y Lavín fueron recluidos en un recinto penal mientras se desarrollaba la investigación como presuntos culpables de los delitos de soborno y fraude tributario, este último vinculado a emisión de boletas "ideológicamente falsas" para financiar campañas políticas.

Aravena acogió los argumentos de la defensa de los dos empresarios y ordenó su arresto domiciliario total y arraigo nacional debido a que no cuentan con antecedentes y porque ya entregaron declaraciones de impuestos rectificando las que presentaron con errores.

Los representantes del Ministerio Público y de las partes querellantes anunciaron que apelarán a la decisión del magistrado, para lo cual tienen cinco días.

El juez chileno Juan Manuel Escobar había ordenado el 7 de marzo pasado la prisión preventiva para Délano y Lavín en el Caso Penta, en el que se investigan delitos fiscales, sobornos, cohecho y lavado de activos.

Según Escobar, la libertad de Délano y Lavín durante la investigación, que tardará 120 días, resultaba "peligrosa para la seguridad de la sociedad", además que arriesgaban entre cinco y 15 años de prisión.