Jueza aprueba acuerdo sobre conmociones cerebrales en la NFL

Una juez federal de Filaldelfia dio hoy su aprobación final a una demanda presentada por más de cinco mil ex jugadores, que acusaron a la NFL de ocultar los peligros de conmociones cerebrales.

La decisión de la jueza Anita Brody puso fin a una de las batallas legales más polémicas en la historia de la Liga Nacional de Futbol Americano (NFL).

El acuerdo está diseñado para proporcionar pagos de hasta cinco millones de dólares a los jugadores que tienen uno de varios trastornos neurológicos graves y seguimiento para determinar si califican para un pago inicial, así como destinar diez millones de dólares para la educación sobre conmociones cerebrales.

El acuerdo histórico, criticado por muchos jugadores, se alcanzó originalmente en agosto de 2013, pero la juez Brody pidió dos veces a las partes revisar el acuerdo.

Primero para eliminar el tope de los daños que pueden ser pagados por las condiciones diagnosticables y luego para eliminar el límite de cuánto se puede gastar en la supervisión médica.

El plan original de 765 millones de dólares no se incrementó, pero acordaron remover ese número como límite máximo.

El acuerdo significa que la NFL podría nunca tener que revelar qué sabía sobre los riesgos o desde cuándo tenía conocimiento de los mismos, así como los nombres de jugadores involucrados con las conmociones reiteradas y sus tratamientos.

El acuerdo podría costar a la liga hasta mil millones de dólares a lo largo de 65 años, pero los críticos estiman que la NFL saldrá ganadora si se considera que sus ingresos anuales son de cerca de diez mil millones de dólares.

Cálculos de la NFL indican que seis mil de casi 20 mil jugadores retirados sufrirán de Alzheimer o demencia moderada en algún momento.

El acuerdo les pagaría un promedio de 190 mil dólares a cada jugador con lesiones, pero podrían alcanzar de uno a cinco millones de dólares para aquellos jugadores que están en sus años 30 o 40 y que sean diagnosticados con Parkinson o la enfermedad de Lou Gehrig, o por muertes que involucren traumatismo cerebral crónico.

Pese al acuerdo, unos 200 jugadores retirados de la NFL o sus familias han rechazado el acuerdo y planean demandar a la Liga de manera individual, entre estos la familia del apoyador Junior Seau, ex jugador de Cargadores de San Diego y Delfines de Miami.

Seau se suicidó en su casa del área de San Diego en 2012 después de años de exhibir una conducta errática en incremento. Su autopsia reveló que sufría de encefalopatía traumática crónica.